jueves, 30 de julio de 2015

J.M. Castillo; "En la liturgia, la Iglesia lleva un retraso de más de mil años"


Eucaristía
Maximino Cerezo

"¿Y nos sorprende que haya tantos cristianos que apenas van a misa?"

José María Castillo: "En liturgia, la Iglesia lleva un retraso de mas de mil años"

"El lenguaje y los ritos de la eucaristía se quedaron anclados en la Alta Edad Media"

Redacción, 29 de julio de 2015 a las 18:30
 ¿Por qué habrá tantos católicos más preocupados por ser fieles al Catecismo que por afrontar y resolver estos problemas tan serios y apremiantes?
Jesuscristo en la eucaristía/>

Jesuscristo en la eucaristía

  • Jesuscristo en la eucaristía
  • Una joven participa en la Eucaristía
(José M. Castillo, teólogo).- Se sabe que el difunto cardenal Martini le dijo al papa Benedicto XVI que la Iglesia lleva doscientos años de retraso respecto a la sociedad y a la cultura actual. Supongo que Martini se refería al ejercicio del poder y al sistema de gobierno eclesiástico. Si el cardenal le hubiera hablado al papa de la liturgia, lo más probable es que le habría dicho que la Iglesia lleva un retraso de más de mil años.
No estoy exagerando. Basta repasar la excelente y documentada historia de la misa, de J. A. Jungmann, para caer en la cuenta de que la estructura de la celebración eucarística, el lenguaje que en ella se utiliza (aunque esté traducido del latín), la mayor parte de los gestos rituales y el conjunto de la ceremonia, todo eso se quedó anclado y atascado en lo que se hacía y se expresaba según el lenguaje y las costumbres de la Alta Edad Media.
O sea, según los usos y formas de expresión que eran actuales en los lejanos tiempos del siglo quinto al octavo. Sin duda alguna, se puede afirmar que no existe ninguna otra institución, por más conservadora que sea, que se comporte de esta manera. ¿Y nos sorprende que haya tantos cristianos que apenas van a misa?
Por esto conviene reconocer que la Constitución sobre la Liturgia, del concilio Vaticano II, hizo bien a la Iglesia en algunas cosas, por ejemplo al permitir la traducción del latín a las lenguas actuales. Pero también es cierto que aquello fue una "actualización" que se quedó muy corta.
Seguramente porque faltó tiempo, la debida preparación y las condiciones indispensables para afrontar los problemas más de fondo y más actuales que afectan a la liturgia, los rituales, los signos, los símbolos y los embrollados y actualísimos temas relacionados con la comunicación entre los seres humanos.
Sobre todo cuando se trata de comunicar y poner en claro cuestiones tan complicadas como es todo lo que se refiere a nuestras relaciones con "lo trascendente". Y sabemos que eso precisamente es lo que se pretende en la liturgia. ¿Por qué habrá tantos católicos más preocupados por ser fieles al Catecismo que por afrontar y resolver estos problemas tan serios y apremiantes?

lunes, 27 de julio de 2015

¿QUÉ ES LA TRANS?. Y Puertas Fáciles hacia la Unidad.

Este es el principio de la NO DUALIDAD y la TEONOMÍA. Para iniciarse va bien. Permanezcan atentos a sus pantallas que iremos ampliando. Fidel Delgado. Titiripeuta.


Y esta para nota y ampliación: PUERTAS FÁCILES HACIA LA UNIDAD:


jueves, 23 de julio de 2015

Francisco, azote del capitalismo.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/francisco-azote-del-capitalismo-4374535

AIRES NUEVOS EN EL VATICANO
JUAN JOSÉ TAMAYO
Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones Ignacio Ellacuría, de la Universidad Carlos III de Madrid y coeditor de 'Ignacio Ellacuría. Utopía y teoría crítica'.

Francisco, azote del capitalismo

Los demoledores discursos del Papa arremeten contra el estatu quo político, social y económico



MIÉRCOLES, 22 DE JULIO DEL 2015
El reciente viaje del papa Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay ha terminado por disipar las dudas de los escépticos de dentro y de fuera sobre el cambio radical que está llevando a cabo día tras día desde su elección en marzo del 2013. Todo en el recorrido por tierras latinoamericanas ha sido histórico, rupturista, radical, alternativo: los escenarios, los gestos, los protagonistas e interlocutores, los mensajes. Histórico dentro de la normalidad y de la espontaneidad, sin que nada desentonara ni nadie se sorprendiera o escandalizara, salvo los que vienen haciéndolo desde que saliera al balcón del Vaticano cuando fue elegido Papa.
El gesto más provocativo, que el Papa acogió con naturalidad, fue el regalo que le hizo Evo Morales de un Cristo crucificado en una hoz y un martillo, reproducción del crucifijo tallado por el jesuita español Luis Espinal Camps, asesinado por los paramilitares en marzo de 1980 por su compromiso con las luchas populares en Bolivia. Era un regalo en plena sintonía con el proyecto plurinacional e interétnico de la nueva Bolivia y con el tono provocador de los discursos de Francisco. Sintonía que se dejó sentir en el trato de Evo al Papa, a quien llamaba «hermano papa Francisco» y al que este respondía con igual familiaridad.
En contra de lo que suele ser costumbre en este tipo de viajes papales, las personas que acompañaron al hermano Francisco no fueron clérigos ensotanados, ni personalidades encorbatadas, sinoenfermos terminales, comunidades indígenas, líderes obreros y campesinos, personas mayores, presos a quienes visitó en la cárcel de Palmasola (la más peligrosa del país), activistas de losmovimientos populares de todo el mundo reunidos en el segundo Encuentro, a quienes calificó de «sembradores del cambio». Fue ahí donde pronunció el discurso más crítico de su pontificado contra el capitalismo, el colonialismo y el expolio de la Tierra.
Todo ello era la mejor demostración de la identificación del Papa con las reivindicaciones de las comunidades indígenas, de los presos, de los excluidos del sistema y de la llamada izquierda radical, representada por los movimientos populares. Con estas actitudes estaba dando su apoyo directamente a los gobiernos latinoamericanos que aplican políticas antineoliberales, anticoloniales y ecologistas .

DISCURSOS POLÍTICOS

Sus discursos no fueron estrictamente religiosos, menos aún espiritualistas, sino abiertamente políticos. No fueron reformistas, sino revolucionarios, desestabilizadores del estatu quo, política, económica y socialmente incorrectos tanto en sus términos como en su contenido. Discursos que no acostumbramos a oír a líderes políticos nacionales o internacionales, ni siquiera a los que se consideran de izquierdas, y menos aún a los eclesiásticos, a quienes recordó que su misión no es instalarse cómodamente en el sistema esperando recibir pingües beneficios, sino que «nuestra fe es siempre revolucionaria. Ese es nuestro más profundo y constante grito».
Criticó «la dictadura del dinero», a la que llamó «estiércol del diablo». Denunció el sistema económico actual que no solo degrada a las personas y a los pueblos, sino que los mata. Visibilizó las graves situaciones de injusticia sufridas por los excluidos en todo el mundo y mostró cómo todas las exclusiones están entrelazadas por un hilo invisible y provocadas por un sistema que impone la ganancia como objetivo único. Este sistema ya no se aguanta, dijo. No lo aguantan los campesinos, los trabajadores, las comunidades, los pueblos, y tampoco «la hermana Madre Tierra». Mostró su sintonía con el grito de independencia de dos siglos atrás de los pueblos latinoamericanos, pidió perdón por las masacres de los conquistadores «en nombre de Dios y denunció la opresión que sufren ahora dichos pueblos por del nuevo colonialismo, generador de violencia contra las culturas indígenas, su organización, su cosmovisión, sus tradiciones, sus ritos...
Pero Francisco no se quedó en tan demoledor diagnóstico. Ante él no vale resignarse, cruzarse de brazos o remitir la respuesta al más allá. Todo lo contrario, defendió un cambio de sistema, «un cambio real, de estructuras», cuyos sujetos no son los poderosos, sino «ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres, los excluidos», en cuyas manos está, en gran medida, el futuro de la humanidad. Y clamó: «Ninguna familia sin vivienda, ningún trabajador sin derechos, ningún pueblo sin soberanía, ninguna persona sin dignidad, ningún niño sin infancia, ningún joven sin posibilidades, ningún anciano si una venerable ancianidad». Es un programa pegado a la realidad, responde a la elemental aplicación de la Declaración de los Derechos Humanos pero, hoy, suena a revolucionario.

martes, 21 de julio de 2015

"Si algo nos enseña el Evangelio es a desobedecer". Javier Baeza. San Carlos Borromeo.

Pincha para ir al enlace:
"Si algo nos enseña el evangelio es a desobedecer"
Periodismo Humano.

sociedad

“Si algo nos enseña el Evangelio es a desobedecer”

Javier Baeza, cura de la Iglesia San Carlos Borromeo de Vallecas, habla sobre las leyes mordaza, el paternalismo con el que tradicionalmente se ha tratado a las personas empobrecidas y la obligación de garantizar los derechos para todos "porque si no se estará asegurando los privilegios para unos pocos".

Hoy su comunidad ha convocado una concentración para denunciar la situación de más de 300 personas con derecho a solicitar asilo que malviven en las calles del Estado español.

Ha sido paradójicamente la Ley Mordaza la que ha permitido a Javier Baeza, cura de San Carlos Borromeo, asistir al 19ª Encuentro Internacional de Foto y Periodismo “Ciudad de Gijón”, dedicado en esta edición a la reciente reforma legislativa. Este mismo sábado en el que compartía con los asistentes su trabajo en la madrileña iglesia de Vallecas, tendría que haber asistido a un juicio contra 40 familias gitanas rumanas acusadas de usurpación de unos terrenos donde construyeron sus chabolas. Gracias a que los delitos penados con más de 3 meses de cárcel, según la nueva normativa, no pueden tener periodos de instrucción que superen el año de duración, la vista fue suspendida. Tanto los propietarios del terreno como la Fiscalía han retirado la denuncia.

Es muy difícil vivir cuando no se tienen razones para vivir, para levantarse cada mañana. Por eso hay que garantizar primero los derechos a los que tienen pocas expectativas, a los que están en una situación de mayor vulnerabilidad”. Baeza conoce bien a quienes la vida no les ha regalado demasiadas razones para vivir a lo largo de las últimas décadas en este país: en los 80 y 90 fueron las personas drogodependientes las que acogió en su casa; después llegaron los que a la salida de la cárcel no tenían dónde ir, los menores migrantes no acompañados y éstos últimos terminarían trayendo a los adultos “sin papeles”. En su iglesia, también hogar, también refugio, pero sobre todo, uno de los centros neurálgicos de transformación social de Madrid, se organizan y luchan madres de las víctimas de la droga y el VIH, algunas de ellas ahora yayoflautas, vecinos que llegaron buscando ayuda y ahora son ellos los que acompañan y auxilian a los que llegan.

Javier Baeza en la concentración Refugiados sin Refugio convocada por CP San Carlos Borromeo en Madrid,. 21 de Julio de 2015. (Álvaro Minguito / Disopress)
“Había una mujer mayor, viejecita, pequeñita, que siempre decía que era atea. Pero se sentaba en primera fila en la misa. Eran las Navidades del 2003 y decía que no le gustaban, que le entristecían. Y yo intentando convencerla de que no, de que era un momento de celebración. Entonces me enteré de que había enterrado a seis hijos por la droga… Si viérais cómo esa mujer recuperó las fuerzas para vivir, cómo acogía chicos en su casa, cómo peleaba por ellos en los juzgados… Por cosas así creo en los milagros, por eso tenemos que tener fe en las personas, porque he visto lo que la unión de las personas puede lograr. He visto llorar tanto a hombres grandones –refiriéndose a chicos subsaharianos– porque se acordaban de sus madres. Todos tenemos una madre, también los pobres y los negros”.

Baeza habla desde su experiencia de tres décadas al lado de los más desfavorecidos, pero también desde el análisis crítico de cómo a menudo nos acercamos a las personas empobrecidas. “Los ciudadanos no nos podemos quedar tranquilos con la sola existencia de unos derechos en el plano teórico. He tenido muchas peleas con los servicios sociales cuando hablan de exclusión, de pobreza y lo tratan como expedientes, como procesos, como números…El primer derecho que tenemos es a un nombre porque éste es el baluarte de nuestra historia. Y el segundo derecho es al rostro. Las leyes mordaza son la guinda del imperio vigente de invisibilizar a los pobres, como si no tuvieran rostro. Y los medios tienen una responsabilidad importante, porque a menudo se les presenta como si estuvieran eternamente amargados. Y también celebran, ríen…”.  Baeza critica un acercamiento al mundo de las personas en exclusión social desde planteamientos paternalistas, infantilizantes y “como si sólo tuvieran necesidades económicas. También tienen necesidad de caricias, de ser escuchados. Siempre nos acercamos a los pobres para darle la charla, pero pocas veces para escucharles. Cuando les escuchamos, cuando somos los que nos dejamos acariciar por ellos, dejamos de ser los que tienen el control y les reconocemos su valor, lo que tienen que aportarnos”.
El público le escucha ensimismado, especialmente los adolescentes que van llegando a la carpa para coger sitio para el recital de poesía juvenil de la Semana Negra que se celebrará a continuación. Preguntan quién es ese hombre de discurso humanista y revolucionario vestido con camisa de cuadros de manga corta.
Baeza, nacido en el madrileño barrio periférico de Canillejas, ha vivido siempre en entornos donde la crisis es estructural, donde sus vecinos “mal que bien, han generado formas para sobrevivir. Pero esta crisis ha generado una gran masa de personas empobrecidas que no sabe cómo desenvolverse. Esta nueva pobreza es mucho más vergonzante para sus afectados”. El párroco va jalonando su discurso de historias vividas y vívidas, como la de un hombre que llegó cargado de ira a la parroquia, provocando al cura con sus improperios. Del encaramiento pasó al llanto. Llevaba una semana sin tener nada que darle de comer sus hijas. “Por eso es muy importante crear espacios para vincularnos desde las necesidades pero también desde nuestras propias historias. Ahora este hombre participa habitualmente en la parroquia ayudando a otras personas”.
Durante años, Baeza y los históricos párrocos “rojos” de San Carlos, Enrique de Castro y Pepe Díaz, no repartieron comida ni ropa porque consideraban que podía contribuir a cronificar la pobreza. Sin embargo, la emergencia social que se vive en la actualidad les ha obligado a recuperar esta práctica. “Pedir comida es muy difícil, cualquiera que la haya repartido sabe lo que le cuesta a las personas pedirla”.
Baeza ha enterrado a más de 40 chavales víctimas de las drogas, les ha acompañado en sus últimos días para que se fueran en paz y rodeados de amor. En estos días su comunidad libra otra batalla, la de los palestinos que han llegado a España después de la última ofensiva de Israel contra la Franja de Gaza, que se cobró la vida de más de 2.200 personas e hirió a más de 10.000, muchos de ellos con secuelas permanentes de por vida. Denuncia que en España hay unas 300 personas con derecho a solicitar asilo que están abandonados por las instituciones y viviendo en la calle. “Cuando les dijimos que hiciéramos una manifestación para mostrar su situación, los jóvenes temían que hubiera tanques. Nos contaron que los soldados israelíes ataban a adolescentes en los tanques para que no les tiraran piedras cuando entraban en los pueblos”. Han convocado para hoy una concentración en la puerta de la Secretaría de Estado de Inmigración y Migraciones (Calle José Abascal, 39, Madrid) a las 11 de la mañana bajo el lema “Refugiados Sin Refugio”.
La historia de la humanidad está jalonada de grandes desobediencias y es lo que toca con la Ley Mordaza. El Ejército se profesionalizó por la fuerza de la objeción de la conciencia y de los insumisos, muchos de los cuales pagaron esta desobediencia con cárcel. Claro que las cosas cuestan pero ¿qué tenemos que perder? ¿Nos van a quitar el trabajo, el cariño de los nuestros, la comida que no tenemos? Si algo enseña el Evangelio es adesobedecer como hizo nuestro referente, Jesús de Nazaret, que se acercó a quien no debía –a las mujeres y a los leprosos–, que entró dando voces en el templo y volcando las mesas de los mercaderes (…) Nos tenemos que organizar y perder el miedo”.
Baeza nos advierte sobre el discurso de la recuperación: “No nos dejemos engatusar nuevamente como en los años de crecimiento en los que nos creímos que éramos ricos. Hemos pecado de excesivamente ilusos pensando que los ricos iban a dejar que se compartiera el pastel. En los 80 se decía que todos teníamos que ir a la universidad, culturizarnos y, de repente, en determinados barrios empieza a aparecer la droga, la militancia se desvanece. Entonces aparecieron las ONG, asociaciones, el voluntariado. Descubren lo peligrosa que es la solidaridad y empiezan a criminalizar la protesta y la participación. Nos dijeron que tener casa era lo que nos constituía como ciudadanos y ahora tantos compañeros perseguidos por las hipotecas. Pero además, todo lo que nos vendieron lo han rentabilizado. Los bancos han desahuciado tanto que ahora se han tenido que convertir en agencias inmobiliarias. Lo importante es no entrar en una guerra de los pobres contra los pobres, contra el vecino, el inmigrante, el refugiado… Porque si no podemos terminar pisando a nuestro sobrino, hermano o incluso a nuestro padre. Una sociedad que no asegura los derechos para todos, asegura los privilegios para unos pocos”.
Recientemente InfoVaticana publicaba una entrevista con el párroco Baeza en el que le acusaba de “sombras” como “herejías, coqueteos políticos” y de “no creer en la presencia real de Cristo en la Eucaristía”, entre otras lindezas. En un comentario que ha sido borrado de la publicación, Baeza respondía con el siguiente mensaje 
El compromiso social de los integrantes de la parroquia de San Carlos Borromeo fue condenado en numerosas ocasiones por el expresidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela. En 2007, el entonces arzobispo de la Comunidad de Madrid, ordenó el cierre de la parroquia por no cumplir con los cánones al oficiar las misas vestidos de calle, repartir rosquillas en lugar de hostias o no contar con confesionarios. Oficialmente lo convirtieron en un centro pastoral para la atención de personas en situación de vulnerabilidad. Como si las iglesias no tuvieran esa función entre sus prioridades, como si a la gente se le pudiera engañar con cambios de nomenclaturas oficiales.
Decía Monseñor Romero, el arzobispo salvadoreño asesinado por su defensa de los derechos humanos y recientemente canonizado, que “es necesario acompañar al pueblo que lucha por su liberación”. Y para hacerlo no hace falta irse a países lejanos. En la Parroquia de San Carlos Borromeo, mujeres y hombres, cristianos, musulmanes o ateos, jóvenes y viejos, extranjeros y españoles, lo hacen todos los días. 

DICTADURA SIN ENTRAÑAS. Comunicado CCP.

Dictadura sin entrañas.

Las Comunidades Cristianas Populares queremos advertir que se está implantando en Europa una dictadura sin entrañas.

Históricamente, la dictadura y el fascismo se hacen primero con el poder político. Luego suprimen la democracia con el cierre del parlamento o construyen un parlamento domesticado. La crisis griega ha  dejado bien claro que el neoliberalismo imperante es una dictadura financiera, que se acerca peligrosamente al fascismo y que está pasando a la fase de supresión de los parlamentos democráticos. Los Gobiernos de la  Comunidad Europea, actuando bajo el mandato de la troika, han exigido a Grecia que las leyes promulgadas por el parlamento griego deban ser aprobadas por los poderes financieros. ¡Se ha suprimido la democracia en Grecia! No manda el pueblo sino los acreedores.

Hay más. La dictadura financiera exige que se establezca una garantía, un fideicomiso, regulado y controlado por los poderes financieros para asegurar el pago de la deuda. Esa garantía incluye los puertos (El Pireo), aeropuertos, carreteras, ferrocarriles… Toda esta riqueza pública y colectiva será regida por los poderes financieros.

En Europa manda la troika, pero con Grecia se han quitado la careta. Yanis Varoufakis ha hablado por primera vez desde que dejó su puesto como ministro de Finanzas griego. Ha dicho dos cosas con las que estamos de acuerdo: Primera: “la completa falta de escrúpulos democráticos” en los que dirigen los destinos de Europa. Y segunda: “nuestra Eurozona es lugar muy inhóspito para la gente decente”.

El proyecto inicial europeo, por el que todos apostamos, ha ido tomando derroteros bien distintos. Europa, dirigida por la democracia cristiana y la social democracia tras la segunda guerra mundial, construyó un modelo de Estado, al que se llamó el Estado de bienestar. Se basaba en que los políticos buscaban por encima de todo el bien común. Construyeron un  banco público mundial, el Banco para la Reconstrucción y el desarrollo (el BIRD), que tenía como objetivo fundamental la reconstrucción y el desarrollo de los países asolados por la guerra. Construyeron una sociedad en paz que tenía sus bases en el pacto social, la intervención del Estado en la Economía, la regulación del mercado, los impuestos progresivos y los servicios públicos.

Se han cambiado las tornas de forma trágica. El neoliberalismo se ha aliado con el fascismo y con la derecha más extrema y se ha ido implantado en el mundo. Empezaron enviando a Freedman, el premio nobel de economía, fundador del neoliberalismo, a asesorar a Pinochet, siguieron con toda America Latina, el patio trasero, y ahora están con Europa. Privatizaron el BIRD, al que convirtieron en Banco Mundial, un banco privado, cuyo objetivo fundamental es obtener beneficios perpetuos de los estados. Obligan a los estados a hacerse fiduciarios y avalar las deudas de los bancos.

El proceso privatizador se ha ido haciendo implacable: desregularon el sistema financiero, exigieron al Estado que se abstuviera de entrar en la economía, dejaron mano libre al mercado para que regulara todo incluso los derechos humanos, suprimieron el pacto social, minimizaron el convenio colectivo, implantaron el salario precario y el despido barato, privatizaron toda la riqueza pública rentable, suprimieron o bajaron los impuestos a los ricos, terminaron con los servicios públicos, acabaron con el estado de bienestar e impusieron el estado de la precariedad, que afecta y destroza a tantos millones de personas.


Desde las Comunidades Cristianas Populares lanzamos la voz de alerta. Animamos a las personas y al conjunto de la sociedad a reaccionar con firmeza contra estos atropellos a la dignidad humana.  

Comunidades Cristianas Populares. 20 de julio de 2015.


lunes, 20 de julio de 2015

Año 1975, salida de la cárcel de los curas obreros: Antonio Quitián, Angel Aguado y Pope Godoy por el encierro en la curia pidiendo más empleo.

En Granada, 1975, después de los asesinatos por la policía de los tres albañiles en la huelga de la construcción, el 21 de Julio de 1970, se convocó un encierro en la curia para pedir empleo. Fueron encarcelados muchos obreros y entre ellos los curas obreros Antonio Quitian, Ángel Aguado y Pope Godoy. Reproducimos aquí la entrevista que en aquel año hizo Antonio Ramos Espejo para la revista Triunfo, a su salida de la cárcel de Carabanchel. 




domingo, 19 de julio de 2015

Antonio Quitián. Cura obrero

Antonio Quitián: Cura obrero de Granada, fiel a los valores de Jesús y  luchador incansable de las causas de los empobrecidos. Ejemplo para tod@s nosotr@s por su compromiso y sencillez de vida.

Pincha sobre este enlace, para leer este artículo: 

Recordando, como protagonista en la misma, la huelga de la construcción de 1970 en Granada, en la que murieron tres obreros asesinados por la policía .

Antonio Quitián: De cura obrero a cura perroflauta




ANTONO QUITIAN GONZALEZ, CURA OBRERO FOTO: ALFREDO AGUILAR
Adoro ser periodista
Conoces lo peor pero también lo mejor del ser humano.
Personas irrepetibles que en su mejor versión te congracian con este mundo extraño.
Antonio Quitián es, sin duda alguna, una de ellas.
Andrés Cárdenas lo entrevistó en el año 2009 (Lee la entrevista en este link)
Este es el perfil que se ha publicado hoy en la edición impresa.
No me pude resistir a hacerme un selfie con una persona a la que, trashablar con él, admiro con respeto.
Lograr una cita con Antonio Quitián es complicado. Se levanta a las siete de la mañana y da la misa de primera hora de la mañana en el convento del Cerrillo de Maracena donde es capellán. Luego desayuna y a las 10 de la mañana ya está en marcha. Va todas las semanas al penal de Albolote«porque ahí están los despojos de la sociedad, el último eslabón de esta sociedad. Y converso con ellos. Cada vez que salgo de la cárcel, sonrío», revela desde una franqueza inigualable.
Luego tiene la parroquia de Pinos Puente, pero la lleva su auxiliar, «porque ya estoy muy mayor, son 87 años los que cumpliré en diciembre de este año». Y, a partir de ahí, de estas tareas fijas, tiene todo tipo de charlas, grupos, conferencias, protestas y mil actividades que hacen que a veces, o al menos la víspera de la cita, su propia hermana, Antonia, se preocupe, «porque son las diez y media de la noche y todavía no ha vuelto», argumenta.
Pero sí. Vuelve. Antonio siempre vuelve porque nunca ha dejado el caminoque escogió en su día. Fue cura a los 24 años en Tiena y Olivares  y después estuvo 14 años en Tózar y Limones. Hasta que en 1966 fue destinado a ‘La Virgencica’.
Junto con Ángel Aguado y su hermano Manuel y José Ganivet Zarcos, fue uno de los curas obreros que en los últimos años del Franquismo y de la transición democrática trabajaron en el barrio de la Virgencica y en el Polígono de Cartuja. Y además, para acercarse a los jóvenes, «me puse a trabajar de albañil». Pertenece desde entonces a la Hermandad Obrera de Acción Católica y su lucha estuvo siempre con los obreros que se encerraban en las iglesias y en la catedral para pedir mejoras laborales.
Por eso le llamaban cura obrero. Ahora, cuatro décadas después, sigue acercándose a los lugares que queman, aunque reconoce que «tengo mucha dificultad para conectar con la juventud. Ya soy muy mayor y esta tarea les corresponde hoy a los jóvenes». Antonio Quitián desconoce hoy en día a la juventud que campa por las calles de Granada y el país pero tiene bien dicho que «no está encontrando los cauces».
Contrario al botellón por razones obvias que poco tiene que ver con que la gente joven disfrute sus mejores años, considera que no existe una propuesta evangélica «donde puedan dar un paso adelante para una formación que les lleva a una concepción del mundo unitario que lucha por la igualdad, la democracia como tantas otras cosas que hoy se airean».
Estas reflexiones desde una cátedra de casi noventa años de vida y compromiso se entiende mejor al comparar el propio entorno en el que ha vivido el último medio siglo. Cuando este cura obrero y joven llegó a la ciudad de la Alhambra el barrio al que fue destinado era pobre y ahora es de clase media-alta, donde los obreros nuevos pueden ser albañiles o médicos, sostiene.
Cuando llegó a Tózar todos eran pobres y organizaban las actividades deportivas y culturales. Cuando llegó a ‘la Virgencica’ y a la naciente Zona Norte ocurrió otro tanto. Todo ha cambiado tanto. Desde una sinceridad abrumadora, reconoce que «hoy me encuentro quizá no llamado a ese papel de estar con la juventud».
La frase entrecortada cobra toda su dimensión cuando se disecciona su compromiso con los nuevos tiempos. Y le desmiente en buena parte. Ha sabido llegar a la nueva juventud del siglo XXI y se reconoce en sus demandas. Ha cambiado su piel obrera sin mudar de lugar y ahora es un curra perroflauta. Y encantado de haberlos conocido.
Antonio Quitián conoce al dedillo movimientos como el #15M, Democracia Real Ya o Podemos, el partido político de moda. Lo que hace este cura obrero que sigue siéndolo es lo poco que las limitaciones de su edad le obligan, simpatizar con todas estas ideas porque coinciden con lo que él hace. Supone aunar sus voluntades, las de los llamados indignados con las ya clásicas de los curas obreros que denuncian un mundo de injusticias donde países enteros se mueren de hambre «mientras nosotros tiramos tantas cosas a la basura».
Por eso, cuando Antonio Quitián ve a estos movimientos sociales y ahora políticos simpatiza directamente con ellos y también está con ellos, ya que se ha manifestado en las citas del Primero de Mayo y estuvo en numerosas ocasiones en la Plaza del Carmen cuando se estableció, en primavera del año 2011, la acampada del #15M en Granada. En la medida en que puede está presente, pero no como cuando era joven. Eso sí, es socio de Derechos Humanos en Andalucía, de Granada Acoge, de Proyecto Hombre y de HOAC-Hermandad Obrera de Acción Católica, organizaciones a las que paga sus cuotas, religiosamente, como no puede ser de otra manera.
Es el de Antonio Quitián un pensamiento único con la mente abierta, el trabajo hecho y las pruebas servidas. Por eso ahora está muy de acuerdo con la protesta generalizada que habla en contra del capitalismo que realmente ordena y gobierna el mundo, entiende. «Más que los políticos, que son gente que está muy sujeta al planteamiento y a la eficacia del capitalismo», explica.
Esta postura suya, firme, le ha llevado, al igual que hoy con el premio, a rechazar participar en movimientos políticos. Dijo que nones al Partido Comunista, a sus Juventudes, a Comisiones Obreras y luego a UGT. Siempre ha renunciado pero está con todos y por eso no está exclusivamente con uno solo. Se explica con una sola frase: «Nunca me ha gustado ser protagonismo pero sí colaborador».
Quedan dos grandes personajes de la historia que cuando Antonio Quitián los describa terminarán de dibujar su retrato. El primero es Felipe VI, que cree que pasa como con todas las cosas, que es una limitación que un hijo herede responsabilidades si no tiene las cualidades. «No soy monárquico en ese sentido como otros lo sienten, pero no me parece que es ahora una guerra especial, pero a la larga, como en Italia o Francia, en España pasará lo mismo. Pero no tengo prisa, irá madurando y veo con simpatía las manifestaciones republicanas».
Queda Francisco. Es pronunciar la palabra «Francisco» y a este cuajado sacerdote le cambia la cara, le sube el alma a su expresión. Para un tipo como él la venida de Francisco como que le ha confirmado. Es un ‘mira, no estamos equivocados’. Les ha confirmado a él y a todos como los que con él han trabajado en esta línea toda su vida. «Francisco dice frases como que el dinero no es el que debe gobernar al mundo sino servir al mundo. Esta frase describe a Francisco y apoya nuestra vida de trabajo».
Y la rabiosa actualidad. El Mundial de Fútbol. No le esperen viendo partidos aunque ama el fútbol y lo ha jugado de joven: «Dejé de seguirlo cuando me enteré el dinero que ganaban».
CRÉDITOS
-La fotografía es de Alfredo Aguilar

lunes, 13 de julio de 2015

ENCUENTRO CCP-Granada 21 de Junio, 2015 en Quentar.


TODO EL DÍA FUE EUCARISTÍA. Comenzamos a las diez y media con una meditación frente al maravilloso paisaje, la lectura de nuestra historia y el evangelio, nos reunimos en grupos para reflexionar en común, las fotos en el ofertorio nos sirvieron para valorar lo que somos, las niñas también compartieron su reflexión, y repartimos el pan y nos fuimos a comer las excelencias culinarias aportadas por cada persona. La revisión del curso, la acción de Gracias, el Padre Nuestro y la Paz compartida pusieron fin a la tarde y al encuentro final de este curso. Estas fueron nuestras conclusiones:

Las Comunidades Cristianas Populares de Granada, reunidas en el Encuentro celebrado el  Domingo 21 de Junio de 2.015 en la  Ermita de la Alegría de Quéntar, reflexionaron sobre como LA COMUNIDAD CRISTIANA NOS CAPACITA, NOS ESTIMULA Y NOS POTENCIA.

Previamente se había leído y discutido en los grupos los documentos “ Breve historia de las CCP de Granada”  y “Reflexiones personales sobre relanzamiento de las CCP de Demetrio, de la CCP de Valencia.
RESUMEN de las aportaciones, tanto de las distintas comunidades como personales sobre las tres cuestiones que se plantearon:

1.- ¿Qué ideas clave resaltamos  y nos parecen importantes de los dos documentos adjuntos?

- La comunidad es la mejor alternativa para el seguimiento de Jesús.
- El grupo cristiano es  motor del cambio y el germen de la acción.
 La comunidad infunde ánimos para seguir adelante y es punto de arranque de la vivencia de la espiritualidad cristiana.
-  La comunidad ayuda a conocer mejor el proyecto de Jesús, porque al ser un espacio de aprendizaje y madurez sobre  la construcción del Reino y su realización concreta en la sociedad, desde la opción decidida por los pobres y marginados.
- El carácter de la comunidad cristiana se manifiesta principalmente en la unidad, la fraternidad y el compartir, como expresiones de nuestra fe en Jesús de Nazaret.
- Las CCP son una voz alternativa dentro de la iglesia y, a la vez, son una propuesta concreta de realización desde la base de organización del Pueblo de Dios de forma igualitaria y democrática.
- La comunidad promueve la espiritualidad, da sentido social, estimula las relaciones comunitarias y el compartir las penas y las alegrías.


2. ¿Qué me ha aportado la Comunidad y el movimientos de CCP (En mi vida personal, profesional, familiar y en mis actitudes, compromisos, relaciones, cosmovisión…)?




(En estas intervenciones se mezclan lo personal y lo comunitario)

- Nos ayuda a encontrar un sentido a nuestra fe, a crear afectos, a mantenerlos, a cambiar de rumbo y a compartir  la alegría de vivir y trabajar con sentido.
- Sólo se vive la fe de verdad en comunidad.
- Somos un movimiento de resistencia. A pesar de que ha habido momentos bajos, entradas y salidas y sobre todo falta de relevo generacional, las CCPs han mantenido siempre su llama. Ha dado respuesta a la amistad, al gozo interno, a la alegría de ir construyendo juntos una forma nueva de vivir y celebrar la fe.
 - Ha sido y es el fundamento de la práctica diaria de sus miembros por el talante, la forma de actuar, por lo que nos mueve por dentro.
- A muchos les ha hecho racionalizar sus creencias y su fe.
- Ha promovido y promueve las relaciones personales desde el respeto, la amistad y la fraternidad.  Algunos insistieron que no sólo se llega a la amistad, sino a una vida de hermanos. Yo soy con los demás.
- Para algunos CCP ha sido el punto de referencia para llevar a cabo un proyecto de vida.
- La pertenencia a Comunidades  ha dado coherencia a los proyectos sociales, a la colaboración y participación en las organizaciones sociales y políticas.
- Al ser un grupo consolidado con una trayectoria de más de cuarenta años, nos ha dado la oportunidad de estar presentes en la creación e impulso de grupos y organizaciones sociales en  Granada. Así, hemos sido partícipes en el Consumo Responsable, La Plataforma del 0,7%, La Asociación Andaluza Pro Derechos humanos, Granada Acoge, Finanzas éticas, Proyectos y aportación a America Latina y África, Aspa, Granada Abierta, Plataforma Zona Norte de Ganada, Foro de Inmigrantes,…


3.- ¿Es posible, a estas alturas de nuestro caminar, concretar pasos que podríamos dar para perfilar y enriquecer más y mejor nuestro proceso como COMUNIDAD  y como CCP?

- Somos un movimiento que se mueve. Caminamos y avanzamos con afán de renovación y de profundización. Avanzamos hacia adelante, pero también hacia adentro.
- Hay que seguir con la misma ilusión. Aumentar el grado de espiritualidad. Más reflexión.
- Aprender y profundizar en los nuevos paradigmas teológicos para hacer creíble hoy las enseñanzas del Evangelio desde un nuevo lenguaje más autónomo ( no mítico ) y desde una nueva cosmovisión acorde con nuestro tiempo.
- Ser germen como comunidad de nuevos grupos sociales. Y estar presentes en todas las luchas que consideremos justas.
- Un profundo cariño y afecto para seguir, animándonos mutuamente; potenciando las facetas celebratívas y festivas de la vida. –
- Hacernos visibles como comunidades de CCP en nuestra participación con otros grupos sociales, foros, encuentros con los que colaboramos.
- Inspirarse y motivarse en los luchadores de siempre, los que nos precedieron, en el legado de los que ya no están entre nosotros.
- Mantener la unidad para obtener fuerzas para recuperarse en los momentos bajos.
- Tener una actitud de apertura a otros grupos; (Ej.: Arte y Fe, grupos parroquiales,) y mantener viva la comunicación con otras comunidades de Andalucía, de España y de Europa.
- Aumentar la visibilidad de la existencia de  las CCP en los medios de comunicación y en las redes sociales.
- Retomar el Grupo de Acogida para el mejor recibimiento a los que llegan.
- Fomentar los espacios de  meditación.
- Otros espacios de encuentro, además de la eucaristía, como excursiones, comidas, fiestas de convivencia.

Finalmente, una lluvia de ideas que se lanzaron como propuestas concretas:
- Crear  espacios para compartir sentimientos y vida…
- Visibilizarse en las redes sociales sin proselitismos.
- En las parroquias hay mucha gente insatisfecha, que busca y no encuentra. Invitarlos a probar.
- Las actas de encuentros y momentos importantes de nuestras comunidades  que sean conocidas por las CCP de toda España.
- Queramos o no,  los procesos se dan. Todo es dinámico y relativo. Las CCP no son un absoluto. Si desaparecen en su forma actual renacerán de otra forma.

Granada, 22 de Junio de 2.015.