domingo, 11 de junio de 2017

CCP de Sevilla: Pentecostés, la fiesta del Espíritu subversivo. 4 de Junio de 2017

                 
  Espiritualidad es despertar a la vida. Espiritualidad cristiana es despertar a la realidad del Espíritu de Vida, que manifiesta a Jesús como Rostro y Símbolo de Abba. El Espíritu transforma nuestra conciencia para reconocer al Que Vive y hace Vivir.
ASAMBLEA DE CCP-SEVILLA
 DIA 4 DE JUNIO 2017, A LAS 11 HORAS
EN LA SEDE DE SEVILLA ACOGE
En los locales de Sevilla Acoge, situados bajo el puente del Cristo del Cachorro, en la fiesta de Pentecostés (4 de junio 2017) nos reunimos 12 personas, miembros de las CCP de Palmete, Polígono Norte y Fuente Verde, más tres personas a título individual. Tras los saludos e Introducción, Antonio Moreno  proyectó una pps, desarrollando el tema. Se estableció a continuación un animado diálogo sobre el lema propuesto que enlazaron con las lecturas de la Asamblea. Tras la Eucaristía, Ino, la tesorera, expuso el estado de cuentas y la previsión de gastos para el Curso que viene. Kostka informó ampliamente de la Coordinadora andaluza y de la preparación del Encuentro de Comunidades para el mes del próximo noviembre. Todas/os resaltamos la satisfacción y alegría de habernos encontrado, recordando a los que nos han precedido, particularmente a Antonio Suárez, cuyo cartel de memoria estaba presente. Finalizamos el Encuentro con una comida fraternal. 

EL ESPÍRITU NOS COMUNICA LA VIDA Y NOS IMPULSA A DAR VIDA
 INTRODUCCIÓN:

Pentecostés nos actualiza en la tarea que no cesa desde que “el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas insuflando vida al mundo” (Génesis). Una vida -la del Espíritu- que hemos de proseguir manteniéndola con ánimo y diligencia y dándola con generosidad a los demás. Jesús nos mostró con su vida cómo hacerlo. ¿Cómo la muestro yo?

PRESENTACIÓN:
Por Antonio Moreno del ppt: “Pentecostés: la fiesta del Espíritu Subversivo”. A continuación, dialogamos sobre el tema expuesto.

PLEGARIA EUCARÍSTICA
ORACIÓN:

“Los ríos no beben su propia agua; los árboles no comen sus propios frutos; el sol no brilla para sí mismo; y las flores no esparcen su fragancia para sí mismas. Vivir para los demás es una regla de la Naturaleza. La vida es buena cuando tú estás feliz; pero la vida es mucho mejor cuando los demás son felices por causa tuya” (Papa Francisco). Te damos gracias, ABBA, por el don del Espíritu y la vida que con tanta generosidad haces germinar en todos/as y en todo. Queremos dar el ciento por uno al compartirla con los demás y para ello contamos siempre con tu Presencia y el camino que Jesús nos mostró con su propia vida entregada a los demás.

LA PALABRA:

“En aquellos días, cuando Elías llegó al Horeb, el monte de Dios, se metió en una cueva donde pasó la noche. El Señor le dijo: “Sal y ponte de pie en el monte ante el Señor. ¡El Señor va a pasar!”… Vino un huracán tan violento que descuajaba los montes y hacía trizas las peñas delante del Señor; pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, vino un terremoto; pero el Señor no estaba en el terremoto, Después del terremoto, vino un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego. Después del fuego, se oyó una brisa tenue. Al sentirla, Elías se tapó el rostro con el manto, salió afuera y se puso en pie a la entrada de la cueva ante el paso del Señor” (I Re.19,9-13)

(brevemente, quien lo desee expresa y comparte lo que le inspira este texto)

“Si me amáis, guardaréis los mandamientos míos, y entonces yo le pediré al Padre que os dé otro abogado que esté siempre con vosotros: el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo percibe ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis porque vive ya con vosotros y está entre vosotros. No os dejaré desamparados, volveré. De aquí a poco el mundo no me verá más; vosotros sí me veréis, pues de la vida que yo tengo viviréis también vosotros: aquel día conoceréis que yo estoy con el Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros. El que ha hecho suyos mis mandamientos y los cumple, ése es el que me ama; y al que me ama, mi Padre le demostrará su amor, vendremos a él y nos quedaremos a vivir con él. El abogado que os enviará el Padre, cuando aleguéis mi nombre, el Espíritu Santo, ése os lo enseñará todo y os irá recordando todo lo que os he dicho” (  Juan 14,15-26).

(brevemente, quien lo desee expresa y comparte lo que le inspira este texto)

ACCIÓN DE GRACIAS:

Hoy te agradecemos, ABBA, de manera muy especial que nos estés enviando permanentemente tu Espíritu, que vemos reflejado en el amor que sentimos hacia los demás; en el impulso a tender nuestras manos al que nos pide ayuda; en la fuerza interior que nos mueve a hacer el bien; en la aspiración a elevarnos sobre el materialismo y consumismo y encontrarnos Contigo y con los demás.

Te agradecemos y bendecimos, ABBA, porque en la persona de Jesús podemos contemplar con total claridad la acción de tu Espíritu, que lo llevó a un trato íntimo Contigo, a anunciar la Buena Noticia a los pobres, a servir y ayudar haciendo el bien, a ser testigo de la Verdad hasta la muerte.

Creemos, ABBA, que estás derramando cada día sobre el Universo y también en nuestras vidas personales el mismo Espíritu que llenaba a Jesús. Que no desperdiciemos tan valioso tesoro y sepamos comprender a los demás. Que nos ayude a sentir y mostrar un amor generoso, a trabajar por un mundo más humanizado y que reaccionemos con firmeza ante las injusticias. Queremos vivir en tu Espíritu, en tu Amor y en el seguimiento del Camino mostrado en la vida del propio Jesús.

MEMORIAL DE LA CENA:

Porque, al despedirse de sus discípulos/as y amigos/as en la víspera de su ejecución, nos pidió que nos reuniéramos a la mesa y nos invitó a compartir un trozo de pan y una copa de vino, en memoria de su vida solidaria y en la esperanza de una nueva humanidad. Tomando un pan y mientras lo partía y repartía, les fue diciendo: Comed todos/as de él, porque esto soy yo.

Siguiendo su ejemplo tomamos este pan, lo partimos y nos lo ofrecemos unos/as a otros/as, como signo de nuestro compromiso social y voluntad de servicio. Este pan partido y compartido es Jesús y nos sentimos reflejados en él…..

Luego tomó una copa de vinos y mientras se la pasaba les decía: Tomad y bebed todos de ella, porque esta es mi vida, es mi sangre, que será derramada por todos.

Movidos por el mismo Espíritu de Jesús, brindamos y compartimos esta copa de vino. Este vino es la vida de Jesús, alegre, compasiva y fraterna. Es la vida de Jesús que corre en nuestras venas, como primicia y sacramento de un mundo nuevo. Creemos que Jesús está con nosotros, que lo hacemos presente reuniéndonos en su nombre y siguiendo su Camino y ejemplo, hasta que un día todas las criaturas seamos un Gran Cristo con Él y en Él. AMÉN.
  
COMUNIÓN:

Venid y comamos, hermanas y hermanos. Venid y bebamos con humildad y gratitud, con toda confianza. Éste es el Pan del camino. Éste es el Vino de la vida. Es Jesús que nos invita.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos parece importante participar, proponer, resaltar ideas, disentir..con todo cariño y respeto. Deja tu comentario más arriba, donde dice "Introduce tu comentario". Gracias.