lunes, 14 de agosto de 2017

La basílica de la Macarena, lugar de memoria democrática de Andalucía. Antonio Moreno de la Fuente CCP de Sevilla. Agosto de 2017.

 ...Así las Comunidades Cristianas Populares (CCP), un grupo de cristianos de base, de vocación laica y crítica con la actitud de la jerarquía de la Iglesia, repudiamos total y absolutamente el comportamiento de la Jerarquía eclesiástica, nuestros dirigentes, en el golpe militar franquista. Y exigimos que pida perdón por su apoyo decidido al franquismo en ese tiempo y la estrecha connivencia que tuvo después durante los 4O años de su dictadura. Y, por supuesto, exigimos también de nuestro Arzobispo la exhumación de los restos del general golpista y genocida Queipo de Llano, su esposa y el auditor Francisco Bohórquez Vecina, que era quien justificaba los asesinatos, de la Basílica de la Macarena, como lo venimos manifestando desde el 2013 y lo volvimos a pedir en el texto que leímos en la misma Vigilia. 

Sin embargo, respetando la opinión de los insignes historiadores y de los autores del artículo citado, no estamos de acuerdo con su tesis de que permanezcan sus restos en la Basílica, como si fuera su mausoleo. Admitimos que el actual edificio de la Iglesia denominada de la Macarena tiene el espurio origen que hemos dicho.. Pero no creemos que, por ello, deba seguir siendo el panteón de unos criminales de guerra, porque tales personas no pueden ser honradas con sepultura eclesiástica y menos en una iglesia. 

La Iglesia, cuyo símbolo es el edificio, es una convocatoria (kahal en hebreo) de todos sus fieles o creyentes para la realización de la Paz, del amor fraternal y el perdón. Paz que es obra de la Justicia y fraternidad y perdón que supone siempre una reparación, lo que aún no se ha efectuado. El culto dado en esa Iglesia a Dios-Padre, a Jesús y a su Madre es una contradicción evangélica estando a pocos pasos los restos de esas personas que mandaron asesinar a tantos sevillanos.- En nuestro texto alegamos también rezones jurídicas para que el Sr. Arzobispo mande exhumar de la Iglesia de la Macarena tales restos, ya que las tumbas de esas personas están en contra del canon 1242 del Código de Derecho Canónico, que establece textualmente: ‘No deben enterrarse cadáveres en las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice o de sepultar en su propia iglesia a los Cardenales o a los Obispos diocesanos, incluso eméritos”. 

Todo esto lo exigimos como cristianos sevillanos, a lo que sumamos la exigencia del cumplimiento del art. 15,1 de la Ley nacional de Memoria Histórica y, en particular, el art 32,1 y 4 de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía (Ley 02/2017 del 28 de marzo. BOJA, nº 63, 03/04/17; BOE, nº 95, 21/04/17), que se refiere a los elementos contrarios a la Memoria Histórica, como “escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones... realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo” (32,1) y estableciendo en el 32,4: “Cuando los elementos contrarios a la Memoria Democrática estén colocados en edificios de carácter privado con proyección a un espacio o uso público, las personas propietarias de los mismos deberán retirarlos o eliminarlo”. 

Por todo lo cual, creemos que los restos de esas personas no deben permanecer en la actual Basílica de la Macarena, lo que la transformarían en un nuevo Valle de los Caídos, ¿Quedaría limpio el edificio de la Basílica Macarena con la exhumación de los restos de las persona citadas? Creemos que si el solar fue incautado ilegitimamente a sus dueños, la justicia elemental exige que se les devuelva, aunque ignoro las complicaciones legales a que puede dar lugar hoy tal devolución. Por lo mismo, creo que una solución justa y equitativa puede ser transformar la Iglesia de la Macarena en un “ Lugar de Memoria Democrática de Andalucía” (art. 21), es decir, un lugar de reconciliación entre todos los sevillanos, ya sean republicanos agnósticos, ateos o creyentes cristianos, Lugar común que unifique el monolito conmemorativo de los republicanos fusilados delante de la muralla almohade y los que murieron a manos de los republicanos.. Este debería ser, a mi juicio, el nuevo objetivo de la Hermandad de la Macarena. 

Antonio Moreno de la Fuente CCP de Sevilla. Agosto de 2017

2 comentarios:

  1. Eso es, asesinando durante la república a sacerdotes, frailes, monjas, quemando iglesias..... lo mejor que podía hacer la iglesia católica era ponerse del lado de quienes querían acabar con ellos. Hipocresía sin límites de los cristianos de base, todo el día atizando a la Iglesia Católica, pero supersuper cuidadosos con las demás creencias (da igual que éstas sean machistas, misóginas, homófobas.....), no se me vayan a molestar.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy correcto el escrito de Antonio Moreno, sensible con unos y con otros. No olvidemos que en julio del '36 fue un golpe de estado lo que vivimos los españoles y que aún no se han restañado las heridas. La propuesta del autor del escrito me parece lo mejor para restañar heridas y unir a las personas que desean un mundo donde reine la paz. Y la paz sin justicia no la tendremos nunca.Seguiré lo más cerca posible del Evangelio, de lo que nos enseña Jesús con sus palabras y sus hechos y trabajaré por la paz.

    ResponderEliminar

Nos parece importante participar, proponer, resaltar ideas, disentir..con todo cariño y respeto. Deja tu comentario más arriba, donde dice "Introduce tu comentario". Gracias.