domingo, 17 de enero de 2021

Las Comunidades Cristianas Populares celebran la Ley de Eutanasia.

 

La coordinadora estatal de Comunidades Cristianas Populares (CCP) saluda la aprobación por el Congreso de la “Ley de la eutanasia”.  Creemos que la ley de eutanasia representa un avance democrático de libertad y de afirmación de los derechos humanos.

La aprobación por una clara mayoría parlamentaria responde a una demanda social largamente trabajada por personas y colectivos que han reclamado el derecho a una muerte digna desde la conciencia y la responsabilidad personal. Es más que sabido el amplio respaldo ciudadano a una asistencia justa y digna en el momento de la muerte. Que las personas tengamos que estar sufriendo y alargando la agonía de manera innecesaria, y haciendo padecer además a otras, representa un sufrimiento estéril e inhumano. Aquellas personas que, por razones ideológicas, prefieran alargar su «vida» y sufrimientos hasta el último aliento, están en su pleno derecho, pero que también respeten la autodeterminación de quienes desean obrar de  forma distinta, porque a eso se le denomina, simple y grandemente, libertad.

“Eu-tanasia” significa “bien-morir”. Morir hemos de morir todos los seres vivos. Pero hay muertes y muertes y también, maneras de morir y de vivir con dignidad humana o contra la dignidad humana. Morir de hambre, por ejemplo, en un mundo con riqueza suficiente, es una injusticia insoportable. Como también lo es morir por guerras de poder o por tener que emigrar para poder vivir.

“Bien-morir”, una eutanasia justa, no es matar, ni matarse, no es homicidio, ni suicidio. Como personas somos responsables de nuestra vida, también en la fase final y en la circunstancia de la muerte. “Dejar morir dignamente no es matar, sino ayudar a  vivir dignamente al morir y en el morir” (J. Masiá). Ayudar a bien-morir, es y debe significar, un acto de amor.

Jesús de Nazaret quiso para sí y para todas las personas vida y vida abundante, en plenitud. Por eso Jesús procuró aliviar el sufrimiento de la gente con sensibilidad y empatía. La ética religiosa ha de ir enfocada sobre todo a la humanización y vida digna para todas: “Misericordia quiero y no sacrificios”.

La ley no obliga a nadie a la eutanasia. Pero respeta la opción responsable a ella.  Es falso el dilema entre cuidados paliativos o eutanasia. Los cuidados paliativos han de posibilitarse en el sistema público de salud garantizando un acceso equitativo de todas las personas. Pero puede llegar un momento en que la opción a la eutanasia sea lo más humanitario y digno, también cristianamente, evitando un sufrimiento insoportable y sin curación, prestando una ayuda sanitaria para bien morir. Esta ley no es contra la vida sino a favor de una vida digna y un derecho a morir con dignidad.

Creemos que esta Ley de Eutanasia es bastante garantista, también en las condiciones que posibilita para salvaguardar la dignidad de las personas. Seguramente es perfeccionable y discutible porque sólo resuelve una parte del problema. Hay miles de pacientes que han perdido la consciencia o que están en coma, con respiración artificial, o que no hicieron testamento vital, que pueden vivir así un largo período de tiempo y sobre los que no hay nada legislado sobre cómo actuar en este caso. Y es un gravísimo problema ante el que familiares y médicos no saben cómo actuar y son auténticos casos de eutanasia. Pero, aún con ello, ésta Ley es un avance en los derechos personales y sociales. Y como tal la celebramos.

Por la coordinadora estatal, Deme Orte, Pedro Castilla y Luis Ángel Aguilar.

lunes, 4 de enero de 2021

TOMA NO, MARIANA SÍ. CCP por la convivencia y contra la Toma.


Las Comunidades Cristianas Populares de Granada integradas en la Plataforma GRANADA ABIERTA, participamos en el acto alternativo en el día de la Toma de Granada por los Reyes Católicos, apoyando la propuesta de cambiar esa celebración antidemocrática, sectaria, confesional, símbolo de la expulsión de muchos granadin@s, por la Fiesta de Mariana Pineda símbolo de la igualdad, la libertad, convivencia, multicultural, laica y democrática.

Este año ha sido suspendida la concentración de la Toma en la Plaza del Carmen, a causa del coronavirus. Sin embargo, Granada Abierta denuncia que "el gobierno municipal pretende mantener la tremolación del pendón, que es un símbolo militarista, y asistir a la misa nacional-católica de la Capilla Real, vulnerando el principio aconfesional de la Constitución".

Por todo ello, Granada Abierta organizará el próximo 2 de enero un acto alternativo en la Plaza de Mariana Pineda, con mascarillas y distancia interpersonal. Según Paco Vigueras, coordinador de la plataforma: "En este acto presentaremos nuestro Manifiesto por la Convivencia y pediremos que sea leído desde el balcón del Ayuntamiento, como primer paso para cambiar la celebración sectaria y xenófoba de la Toma".

Granada Abierta realizará también una lectura colectiva en la que recordará a intelectuales como Federico García Lorca, Francisco Ayala, Américo Castro, Carlos Cano, Antonina Rodrigo  o Tarik Ali, que en su día se manifestaron contra la Toma.
Cerrará el acto el cante flamenco de Juan Pinilla

Granada Abierta ha editado un vídeo en el que participan, entre otros, Ian Gibson, Carmen Caballos, José Chamizo, Amaranta Cano, Antonio Malpica o Isidoro Moreno. También intervienen artistas como el cantaor Juan Pinilla, el cantautor Juan Trova o el músico andalusí Suhail Serguini, con el lema: Toma no, Mariana si. 
Toma si, Mariana no, en vídeo:
Video editado por Antonio Lara: https://youtu.be/ONuUfgx80fA



MANIFIESTO POR LA CONVIVENCIA 2021

Granada Abierta considera que la Toma es una fiesta sectaria y excluyente, que favorece el avance de opciones políticas intolerantes y daña la imagen exterior de la ciudad. El 2 de enero, Granada deja de ser una ciudad intercultural para convertirse en capital de la discordia.

Una celebración como la Toma, que obliga a realizar un amplio despliegue policial para evitar conflictos, es todo menos una  fiesta que fomente la convivencia y la fraternidad ciudadana, que tanta falta hace en estos tiempos.

Este año, el Ayuntamiento ha suspendido la concentración en la Plaza del Carmen y la procesión, a causa del coronavirus, pero se empeña en mantener la tremolación del pendón, un símbolo militarista que enfrenta y divide

La mayor parte de la corporación municipal asiste también a la misa nacional-católica de la Capilla Real, vulnerando la Constitución que impone la aconfesionalidad a todas las instituciones del Estado, también al Ayuntamiento de Granada.. 

Y además, el Ayuntamiento rinde homenaje a Isabel y Fernando, los reyes de la Inquisición, que simbolizan un periodo histórico, marcado por la intolerancia. Pensamos que este comportamiento es impropio de un Ayuntamiento democrático y lamentamos que el PSOE se una a la derecha en este acto anticonstitucional.

Para superar la agria polémica de la Toma, Granada Abierta propone la lectura de un manifiesto por la convivencia desde el balcón del Ayuntamiento, en homenaje a las distintas culturas que han contribuido a la prosperidad de Granada. 

Así daremos un primer paso adelante para que esta celebración sea más acorde con los valores de una sociedad plural y democrática como la nuestra. 

Y por último, Granada Abierta pide, un año más, que la fiesta local del 2 de enero se traslade al 26 de mayo, Día de Mariana Pineda. Mariana es símbolo de igualdad y libertad, capaz de unir a todas las granadinas  y granadinos. Por eso decimos: Toma no, Mariana sí.

Además de reivindicativo, el acto de Granada Abierta ha sido participativo, con la lectura colectiva "Intelectuales contra la Toma". 

Durante el acto, han recordado las palabras de:

Federico García Lorca, poeta y dramaturgo: 

"La Toma fue un momento malísimo, aunque digan lo contrario en las escuelas. Se perdió una civilización admirable para dar paso a una ciudad pobre y acobardada, a una tierra del chavico, donde actualmente se agita la peor burguesía de España".

Constantino Ruiz Carnero, director de El Defensor de Granada:

"Propongo cambiar el tradicional grito: ¡Granada por los Reyes Católicos! por otro más innovador: ¡Granada por la Cultura y el progreso social!".

Francisco Ayala, escritor:

"Cada vez que veía tremolar el pendón mi corazón se inundaba de tristeza. No podía soportar aquella escena, después de haber leído los cuentos de la Alhambra de Washington Irving".

Antonina Rodrigo, biografa de Mariana Pineda:

"Mi rechazo a una fiesta inmovilista y arcaica como la Toma. Reivindico el traslado de esta fiesta local al 26 de mayo, Día de Mariana Pineda, que es símbolo de igualdad y libertad".

Ian Gibson, biógrafo de García Lorca:

"Si Granada quisiera un día honrar de verdad a su poeta, el mejor embajador suyo de todos los tiempos, suprimirla como fiesta local la celebración de la Toma  con los elementos islamófobos que la caracterizan. Y repondria en 26 de mayo, Día de Mariana Pineda, eliminada por el franquismo".

Carlos Cano, autor de Crónicas Granadinas y Moros y Cristianos:

"Pertenezco al mundo mágico de las tres culturas que sostiene nuestro interior y determina nuestra existencia".

La lectura poética de Pepa Merlo fue uno de los momentos más emotivos del acto. Recitó el romance que Pepe Gilabert dedicó a Boabdil, último emir granadino, y unos versos del poeta cordobés Ángel González.

Y Juan Pinilla puso el broche de oro con su mejor cante flamenco por la convivencia y contra la Toma. Granada Abierta cerró el acto cantando el Himno de Andalucía.

Granada Abierta esta formada por:

Manifiesto 2 de enero.

Asociación Pro Derechos Humanos.

Asociación Memoria Carlos Cano.

Asociación Andaluza para la Solidaridad y la Paz.

Asociación Mariana Pineda de Maracena.

Hombres por la Igualdad de Maracena.

Comunidades Cristianas Populares.

Mezquita de la Paz.

Asociación Gitana Anaquerando.

Instituto Almenara de Cultura Andaluza.

Izquierda Unida 

Podemos.

Asociación Verdad, Justicia y Reparación.

Asamblea de Andalucía.

Asociación Democracia y Derecho.

Stop-Desahucios Granada.

Centro de Estudios Históricos de Andalucía.

Fundación Cultura de Paz.

Video realizado por Antonio Lara: https://youtu.be/3YWaq4M1NVg


domingo, 20 de diciembre de 2020

Las CCP de Granada, en recuerdo a nuestro amigo y compañero Juan Laguna. 20/12/2020

 Imagen tomada de Ideal de Granada.

La  Comunidad Cristiana Popular de San Ildefonso, en nombre de las CCP de Granada, (no pudimos ser más por motivos de la pandemia), nos hemos reunido en la mañana de hoy 20 de diciembre, con Marisa Acedo, miembro de nuestra comunidad y su familia,  compañera de Juan, para acompañarla, y sentir juntas y sobre todo AGRADECER juntas la presencia de Juan en nuestras vidas.

Hemos comenzado con un rato de Silencio introducido por Rafa, su hijo y un artículo de los muchos que se han escrito en la prensa sobre el perfil profesional y humano de Juan.

Carlos Moreno también esbozó unas palabras centrándose en el perfil humano de Juan, que transcribimos más abajo. Entre silencios llenos de emoción profunda, Isa leyó algunos párrafos de Enrique Martínez Lozano que nos invitaban a sentir lo que somos: VIDA.

Marisa, Santi, Ángela, Eli, María, Tere, Carmen y Paco, Carmen Vega, Paco, Loli, Domingo, fueron expresando sus emotivas vivencias con Juan y también cantamos: Todo Cambia y Ausencia. Hacía frío, en círculo manteniendo distancias, mascarilla y una mesa llena de flores y la emoción a flor de piel.

Juan es el mejor ejemplo de que se puede ser, ateo, agnóstico y cristiano a la vez. Muchos de nosotr@s somos también ate@s a las imágenes del dios del A.T., extraterrestre, en el piso de arriba, que ordena y recompone este mundo de abajo. Sin embargo Juan tenía una gran espiritualidad desde La VIDA, el Misterio, la Consciencia, Plenitud....y su compromiso con los últimos al estilo de Jesús como  uno de sus referentes éticos. Y además nunca vivido unipersonalmente, sino necesariamente en comunidad, colectividad, hermandad.

Agradecemos a Marisa y su familia la posibilidad de despedir a Juan como ellos ha elegido, en el campo y en el patio de casa, esta mañana, de la manera más sencilla y personal, rodeados de las amistades y familiares más cercanos, expresando la gratitud de tanta vida compartida con Juan y alejados de los rituales rutinarios, hueros y vacíos. 

Todo Cambia. (Julio Numhauser)

Ausencia. (Lope de Vega-Imanol)

JUAN LAGUNA. Un hombre bueno, una gran persona. Por Carlos Moreno. En nombre de las Comunidades Cristianas Populares de Granada. Diciembre 2020.

Nuestro querido amigo y compañero Juan Laguna, compañero y marido de nuestra querida Marisa se ha ido, no superó el COVID y dejó esta dimensión material, ahora sigue entre nosotr@s pero con otro tipo de presencia.

Juan se definía agnóstico, pero era un hombre abierto a la dimensión espiritual, comprometido con su trabajo, comprometido con las personas destinatarias de su labor profesional, comprometido con la sociedad. En lo que yo conozco de Juan descubro en él compromiso y servicio sin afán de protagonismo, una gran sensibilidad humana y bondad inteligente.

Juan llevaba ya más de una década en Granada, yo lo conocí en la acampada del 0,7 en el año 1994, allí muchos colectivos ciudadanos plantamos nuestra tienda y con personas voluntarias y militantes permanecimos semanas con la justa reivindicación del 0,7 para la cooperación. Juan ya había mostrado su gran solidaridad en la lucha contra el SIDA, ampliando su compromiso profesional a la esfera social en Comité Anti SIDA, grupo que también participó en la acampada.

Después de la acampada, además de un compañero más en las acciones reivindicativas Juan era el compañero de nuestra amiga Marisa, eso hizo que lo sintiéramos aún más cercano en otras esferas de la vida.

Participó, asumiendo responsabilidades en Granada Acoge, el Fondo de Solidaridad, FIARE y Mesa por el Clima. Además colaboraba como socio en otras ONGDs como ASPA, APDHA, Médicos sin Fronteras…

Defendiendo siempre con razones, empatía y sin fanatismo las reivindicaciones más nobles para una sociedad justa: la justicia social, la salud, el medio ambiente… Un intelectual comprometido y con los pies en la tierra.

Ha sido una persona de una gran generosidad en su entorno familiar, acogiendo, apoyando y ayudando en los momentos difíciles.

L@s amigas de Juan y Marisa, hemos podido disfrutar de su compañía, de sus sabias palabras y  de su hospitalidad.

En lo profesional, Jefe de Epidemiología puso siempre su esfuerzo a favor del bien público, por la salud, por la atención primaria. El no pudo superar la enfermedad, pero seguro que los sistemas de atención primaria de salud y de vigilancia epidemiológica a cuya creación contribuyó en gran medida, están sirviendo para que otras muchas personas consigan preservar su salud y salvar sus vidas.

Él es un gran ejemplo, de que definirse creyente o agnóstico es secundario, que lo principal es el compromiso por el bien común y poner a la persona en el centro de la vida.

Juan, nos gustaría haber disfrutado mucho más tiempo de tu compañía en esta vida, pero a pesar de eso tenemos que decir GRACIAS, por haberte conocido, haber compartido tantos momentos y porque personas como tú son las que nos hacen reconciliarnos con el mundo. 

Fallece Juan Laguna. Jefe de Epidemiologia en Granada durante 30 Años. Ideal de Granada.

Fallece por Covid Juan Laguna, jefe de Epidemiología en Granada durante 30 años. ElindependientedeGranada

Juan Laguna, el epidemiólogo, "padre" de la Atención Primaria en Andalucía, que solo la Covid-19 ha podido frenar, Eldiario.es









SOMOS LA VIDA, NO HAY LUGAR PARA EL TEMOR.

(Leído por Isa)

         De las afirmaciones que hizo Jesús, cada vez me parece más luminosa aquella en que dijo: “Yo soy la Vida”.

         Es una palabra plena de sabiduría, que invita a salir de nuestra ignorancia básica y a reconocer la verdad profunda de esa expresión, aplicada a todos nosotros. Todos somos –y nunca podemos dejar de ser- Vida.

         La ignorancia radical es la que hace reducir nuestra identidad a nuestra personalidad, haciéndonos creer que somos un “yo particular”, separado de los demás y desgajado de la Vida.

         Esta creencia errónea es la fuente de todo sufrimiento, para nosotros mismos y para los demás.

          Al identificarnos con el “yo individual” y creernos separados, nos sentimos “enfrentados” a la Vida y, en cierto modo, amenazados por lo que nos pudiera ocurrir. Eso nos hace vivirnos a la defensiva y, con frecuencia, en el temor.....      

         La sabiduría consiste en reconocer que no existe nada separado de nada. Y que no hay nada que no sea manifestación y expresión de la única Vida. Todo es Vida, que se despliega –se “disfraza”- en infinitas formas: el nacer y el morir, la salud y la enfermedad, el éxito y el fracaso, el “bien” y el “mal” –etiquetas mentales-…: todo son “formas” que la Vida adopta.

         Nosotros mismos somos la Vida, que ha adoptado una forma particular, en la personalidad concreta que tenemos. Pero la trampa consiste en creer que somos esa forma, en lugar de reconocernos como Vida.

         Cuando reconoces que eres Vida, ¿dónde queda el temor, la ansiedad, la frustración, el sufrimiento…? Quedarán como inercias de nuestro mundo mental y emocional, pero podremos salir de ellos con más facilidad. Porque no miraremos los acontecimientos ni las circunstancias –sean cuales fueren- desde el yo que creíamos ser, sino desde la Vida que somos.....

                 ....Todo lo que te ocurra –estar sano o estar enfermo, tener éxito o fracasar, sentirte mejor o peor, comprender o no comprender, aceptar o rebelarte…-, todo sin excepción es Vida. Y la Vida es todo. Míralo desde ahí. No creas que tu yo se siente amenazado; reconoce que la Vida que eres toma ahora esa forma concreta… Pero sigue siendo Vida, y siempre está a salvo. Todo es Vida en un despliegue multicolor. Si lo ves, eso es Vida que se manifiesta; pero si no lo ves, eso es también Vida que se manifiesta de forma diferente. Suceda lo que suceda y estés como estés, incluso en el lecho de muerte, solo hay Vida –es lo que eres- adoptando formas cambiantes.

          Por tanto, solo hay algo que podamos hacer: reconocernos en Ella y vivirnos desde Ella...Y lo que brota de ahí es Paz, Ecuanimidad y Compasión: la Vida que fluye en libertad…



EL RÍO Y EL OCÉANO (KHALIL GIBRAN) 

(Leído por Ángela)

“Dicen que antes de entrar en el mar, el río tiembla de miedo…
mira para atrás, para todo el día recorrido,
para las cumbres y las montañas,
para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos,
y ve hacia adelante un océano tan extenso,
que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre.

Pero no existe otra manera.
El río no puede volver.
Nadie puede volver.
Volver es imposible en la existencia.
El río precisa arriesgarse y entrar al océano.

Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá,
porque apenas en ese momento,
sabrá que no se trata de desaparecer en él,
sino volverse océano”

domingo, 13 de diciembre de 2020

CCP-Granada por los Derechos Humanos. 12/12/2020, en la fuente de las Batallas.











Las Comunidades Cristianas Populares de Granada Como colectivo perteneciente a la Redgra (Red Granadina por el Refugio y la Acogida) nos sumamos a la Concentración convocada por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. (APDHA) con motivo del DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS.

Se visibilizaron los derechos de los pueblos, y en especial del pueblo Saharaui por parte de las Marchas de la Dignidad. Los Derechos de las personas sin hogar, por La Calle Mata. El derecho a una vivienda digna, por Stop Desahucios 15M. Los derechos de las personas migrantes y refugiadas, por la Redgra. Los derechos de las jornaleras del campo de Huelva, por la Asamblea Feminista. También la APDHA otorgó el premio a los DDHH 2020 al colectivo STOP Represión, por su labor en pro de los DDHH en Granada.

(EN LA FUENTE DE LAS BATALLAS DE GRANADA).

(12 de Diciembre de 2020)

La Declaración  Universal de los derechos humanos se proclamó en el año 1948  después de varios intentos, de guerras, de barbaries… cometidas contra los más débiles. Representantes de los países, unidos, fueron capaces de “considerar” (es decir: mirar con atención y cuidado) la necesidad del ser humano de ser respetado en su libertad e igualdad y la urgencia para evitar tanta desgracia para la humanidad. Las naciones. Unidas, estuvieron de acuerdo en reconocer derechos básicos fundamentales para,  absolutamente, todas las personas y se unieron para garantizar su protección universal.

En el tiempo que nos ha tocado vivir vemos con indignación la constante violación de esos derechos reconocidos tan evidentemente  hace 72 años:  Millones de  personas que mueren de hambre,  cada día son desahuciadas familias  de sus viviendas y en todo el mundo hay personas que se ven obligadas a dormir en la calle , pero en el artículo 25 se reconoce el derecho a la alimentación y a la vivienda y al cuidado de la persona. ¿Por qué si existe el derecho a la educación hay tantas personas que no saben leer? ¿Por qué  si se asume que las personas pueden circular libremente se les impide migrar y se levantan vallas que las detienen? ¿Por qué si se reconoce el derecho a la libertad de expresión están personas en la cárcel por manifestar su opinión?

Por eso estamos aquí, para denunciar esas violaciones, para exigir el cumplimiento de estos derechos, para reclamar una vida digna y feliz para todas las personas, para que se haga una realidad la Igualdad, la Justicia, la  Libertad y todos los valores que nos hacen ser Personas.

Comunicado de cierre del acto APDHA-Granada: 

El pasado 10 de diciembre se conmemoró el día internacional de los Derechos Humanos y de su declaración, un documento de valía inmensurable que nos trae hoy aquí para reivindicar que los derechos humanos no son un privilegio, sino que son inalienables y universales a todos los seres humanos por el simple hecho de serlo. 

Las revueltas antiesclavistas, los movimientos de liberación nacional, el movimiento feminista, las luchas antirracistas, las revueltas contra la acaparación o explotación indebida de recursos naturales, o aquellas que defienden la libertad de expresión y la vida digna son algunas de las luchas históricas que configuran hoy la Declaración Universal de los Derechos Humanos. 

Desde APDHA-Granada, un año más nos hacemos eco de este documento constituido a nivel internacional que muestra el poder de la movilización de las gentes y de los pueblos, quienes desde diversas latitudes geográficas y momentos históricos se han alzado en voz de la justicia social, la libertad y la igualdad. 

Asistimos diariamente a la presencia de muerte en nuestras costas, a la omisión de socorro, a la venta de armas con destino a territorios en conflicto, a la apropiación indebida de tierras y de recursos naturales, al aumento en el número de personas refugiadas, a la agudización de la pobreza en todo el mundo y a ataques a la libertad de expresión.

En la ciudad de Granada en torno a un centenar de personas viven en situación de calle. Los desahucios, los cortes de suministros, la violencia estructural que sufren las mujeres, el racismo, la pobreza, la vergonzosa existencia de los CIEs y la vulneración de los derechos fundamentales en las instituciones penitenciarias siguen ocupando el orden del día de nuestras reivindicaciones. 

La pandemia provocada por el Covid-19 ha puesto en evidencia no solo el desbordamiento de los servicios públicos tras años de recortes y precarización por parte de las administraciones, sino que también ha evidenciado la desigualdad y la vulnerabilidad a la que son empujadas cientos de personas diariamente en nuestros barrios. Desde APDHA-Granada condenamos cualquier tipo de violencia y subrayamos la importancia de persistir en la defensa de los derechos humanos.

Alentamos a la ciudadanía a no bajar la guardia y a exigir a las autoridades la salvaguardia y defensa de la declaración. Recordamos a las autoridades su obligación de actuar en base a un enfoque de derechos humanos en sus tierras, en sus costas y en sus fronteras, ejecutando políticas que permitan el desarrollo de planes de vida dignos, sin dejar a nadie atrás. 

Tomando como bandera la Carta Universal de Derechos Humanos, nos sumamos a las voces provenientes de todo el mundo para exigir el fin de la violencia, de la explotación, del expolio de recursos, del trato desigual y de la vulneración de derechos humanos. 

Es el momento de las gentes, de las jóvenes, de los hombres y mujeres, de poner la vida en el centro y de decidir por un futuro en libertad, igualdad, dignidad y justicia. Es el momento de clamar al unísono el cumplimiento íntegro y efectivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Es el momento de ponerse en pie y caminar hacia nuevos horizontes de vida, tejiendo alianzas sociales y ciudadanas contra los responsables del dolor que asola a miles de seres humanos en todo el mundo. 

Es hora de unir fuerzas, de hacer uso de la ecología de saberes, de compartir y de construir, de elaborar marcos de reivindicación basados en los derechos humanos, y de no olvidar, que los derechos se defienden y se conquistan día a día. Es hora de transformar el discurso en acción, y ahí estaremos, abrazando las luchas sociales y apoyando la defensa de los derechos humanos de todas las personas. En esta lucha ganamos todas.



DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MIGRANTES 18 de diciembre LA VERGÜENZA DE LAS RATAS Pablo Simón Lorda 

En el apartado sobre "Derechos humanos y democracia" de la página web oficial de la Unión Europea pueden encontrarse frases tan bellas como ésta: "La Unión Europea se basa en un sólido compromiso de promover y proteger los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho en todo el mundo. Los derechos humanos están en el centro de las relaciones de la UE con otros países y regiones." El problema de estas declaraciones es que con frecuencia no pasan la prueba de la realidad. 

Acabo de regresar de un lugar de la Unión Europea que la refuta como falsa, hipócrita. Es el Campo de Refugiados de Vial, en la Isla de Chíos, Grecia. He pasado allí el mes de Noviembre trabajando como voluntario médico. Viven allí, prácticamente encerradas, hacinadas y en unas condiciones de higiene deplorables, unas 2.500 personas. Han llegado a estar allí, hace sólo unos meses, casi 8.000. Son en su mayoría afganos, sirios, somalíes y congoleños, también iraquíes y palestinos. Muchos menores de edad. Todos ellos solicitantes de protección internacional, fugitivos de la guerra, las masacres y del hambre y la pobreza que siempre las acompaña. Todos ellos han arriesgado sus vidas y las vidas de sus hijos cruzando las tierras de Turquía y el Mar Egeo para llegar a la tierra prometida, esta Unión Europea, esta autoproclamada meca de los Derechos Humanos. 

A su llegada, policía, mucha policía. Y ratas, chinches, piojos y pulgas. Y basura, basura por todos los lados. Y sobre todo, sensación de tiempo congelado, abandono y frío. Fría cárcel que congela la esperanza. Sí, eso he visto que hacemos los orgullosos europeos en el campo de concentración de Vial, en Grecia, cuna primigenia de nuestra civilización. Hay responsabilidad de la Unión Europea, hay responsabilidad de los Gobiernos de los países y hay responsabilidad de la ciudadanía europea, que no mira, no oye y calla ante la ola creciente de xenofobia, racismo y aporofobia. Lo que he visto en la Isla de Chíos resulta una distopía futura de lo que podemos ver en Canarias en breve si la ciudadanía no lo impide. Nuevos Morias, nuevos Viales pueden estar fraguándose en nuestras Islas "afortunadas". Misma crueldad, misma opacidad informativa que en las islas griegas, misma censura, misma anestesia de conciencias. 

Por eso, la ciudadanía que sí cree que otro mundo es posible no puede callarse, la COVID19 y, sobre todo, los que utilizan la desgracia del virus para reprimir más, recortar más e intoxicar más, tienen que saber que hay quienes estamos dispuestos a pararlos.

La RedGra, Red Granadina por el Refugio y la Acogida, lleva 5 años trayendo a la conciencia y a la vista de los granadinos y las granadinos lo que muchos -no todos ni todas- de los representantes políticos, con el auxilio de algunos medios de comunicación, no quieren que veamos ni escuchemos. Es la realidad de las políticas migratorias de nuestros gobiernos, la situación terrible de tantos y tantas solicitantes de Asilo, Refugiadas y Migrantes. 

En estos años la RedGra ha hecho muchos manifiestos, declaraciones y peticiones. Por desgracia, todas ellas siguen vigentes, incumplidas. Hoy, de todas las peticiones realizadas, insistimos en media docena, en seis.

1) Pedimos un compromiso decidido, creíble, de la clase política y de la ciudadanía de Granada, en la lucha contra toda forma de racismo, xenofobia y aporofobia. Declaraciones como las que ha realizado el Sr. Alcalde, D Luis Salvador, en relación al presunto traslado de personas migrantes desde Canaria a Granada, revelan lo mucho que nos queda por hacer en este sentido. La campaña de acoso en redes sociales, en la calle o en sitios como las Juntas Municipales de Distrito de algunos barrios, que sufre la población rumano-gitana de Granada es otra muestra de cómo la marea racista crece en nuestra ciudad. No lo podemos consentir. 

2) Pedimos a nuestro gobierno que haga desobediencia política de las Políticas migratorias 
de la UE. Le pedimos que sea audaz y vaya a la contra, que sea "oposición" a la construcción de la Europa Fortaleza. 

3) Seguimos exigiendo que se articulen vías legales y seguras para que las personas migrantes y solicitantes de asilo puedan alcanzar la Unión Europea. Migrar es un derecho y, por desgracia, en la mayoría de los casos, una necesidad de vida o muerte. En estos años la situación no ha hecho sino empeorar, con más muertos y más sufrimiento. En particular, exigimos al Gobierno actual que no realice "devoluciones en caliente". Podrán ser "legales", pero no son "éticas" y constituyen una grave violación de los Derechos Humanos. 



4) Pedimos que se mejoren los dispositivos y planes de acogida de cuantas personas migrantes alcancen nuestras fronteras. Con mirada más humanitaria que policial, pensando en la protección de sus derechos y necesidades y no sólo en nuestra "seguridad" 

5) Queremos una agilización de los procedimientos de tramitación y resolución de las solicitudes de protección internacional. Están atascados, sin recursos, sin citas, sin derechos. Y que aumenten las resoluciones positivas, no como hasta ahora, donde padecemos una epidemia de resoluciones negativas a personas que huyen de la guerra, la represión, la tortura y la muerte. 

6) Solicitamos políticas efectivas y reales de protección de las personas especialmente vulnerables, como los menores y las mujeres migrantes. Hay que recordar que los niños y niñas migrantes han estado en el punto de mira de los discursos racistas más violentas alimentados por la ultraderecha. Tenemos que levantar un muro que los defienda. Hoy terminamos con una condena. Lanzamos chanclas, las chanclas que calzan los hombres, mujeres y niños y niñas en el Campo de Vial, en medio del agua y el frío. Se las lanzamos a la Unión Europea, a sus políticas migratorias, xenófobas y racistas. Las arrojamos a los políticos de Granada que alimentan y apoyan estos discursos, muchas veces por oportunismo electoralista: cabalgan a lomos de una alimaña. Lo hacemos porque no toleramos la vergÜEnza que producen las ratas campando a sus anchas en lo que debería ser un fértil territorio de la libertad y los derechos humanos. 


Video elaborado por Antonio Lara: https://youtu.be/SGbDfPrbmh4


Video elaborado por Inés Barrio: https://youtu.be/qzDOTkEZGgs

martes, 8 de diciembre de 2020

¿Estrenamos una Navidad más humana y cristiana?. Emma Martínez Ocaña. Teóloga feminista y psicoterapeuta.

Sin duda que esta navidad va a ser muy distinta a las anteriores. Para muchas personas puede ser un tiempo de dolor por las pérdidas de familiares, amistades, trabajo, dinero, salud… También podrá costarnos no poder encontrarnos con tantas personas como nos gustaría, ni abrazarnos, ni prolongar noches de tertulia y fiesta.

Estas navidades las vamos a vivir en vulnerabilidad e incertidumbre sobre el futuro de nuestras vidas, del trabajo, de nuestra humanidad y nuestra tierra.

Sin duda para muchas personas pueden ser navidades muy duras, pero ¿y si pudiéramos descubrir que, a pesar de todo, puede ser un momento de aprendizaje de lecciones vitales? ¿Y si nos damos cuenta de que las limitaciones que nos imponemos están movidas por el amor, el respeto, la responsabilidad, la solidaridad, la empatía el cuidado de nosotros mismos y de los demás?

¿Y si fuésemos más conscientes de que puede ser una Navidad más auténticamente humana y cristiana?

En estas fiestas navideñas celebramos y recordamos, de una manera simbólica, que Jesús de Nazaret desde sus orígenes experimentó:

· la vulnerabilidad de un niño “acostado en un pesebre y envuelto en pañales”

· un niño al que se le negó acogida y cobijo porque sus padres eran pobres y “no había lugar para ellos”

· que tiene que nacer en la periferia, sin atención sanitaria, sin techo seguro donde refugiarse

· en incertidumbre sobre su propia vida

· que también vive “restricciones” de convivencia, pero en armonía simbólica y utópica (una buena cooperación entre los tres seres humanos y los dos animales)

· una familia que experimenta la alegría de acoger la generosidad de quienes se acercan a ofrecerles lo que cada cual tiene (pastores y “magos”)

· y al tiempo vive el miedo por sentirse perseguida y tiene que exilarse a otro país.

¿Descubrimos las similitudes entre esto que recordamos-celebramos con la realidad que estamos viviendo?

¿No podría ser ésta una aproximación más auténtica a lo que de verdad nos des-vela este acontecimiento que celebramos?

¿Y si no sólo recordamos lo que le pasó a Jesús y su familia, sino que descubrimos las miles de familias que hoy están viviendo unas situaciones semejantes e incluso mucho peores?

¿Y si además de poner el belén en nuestras casas e iglesias acogemos y/o compartimos dinero, tiempo, energía…para aliviar y hacer menos dura y vulnerable esta navidad para algunas familias?

¿Y si no sólo nos indigna que no acogieran a la madre embarazada y al padre de Jesús sino que protestamos y nos indignamos reclamando justicia para todas las personas que en nuestro país tenemos sin hogar tiradas en nuestras calles, para quienes vienen huyendo de guerras, hambre, persecución…y les cerramos nuestras puertas, los dejamos morir en el mar o los hacinamos en campamentos indecentes?

Podríamos vivir con más autenticidad y humanidad esta navidad si disminuimos nuestro consumir y crecemos en un compartir solidario, si tomamos nota de que nuestra vulnerabilidad humana reclama cercanía, cuidado, respeto, atención, compasión, ternura.

Si despertamos a que la vulnerabilidad no es sólo una realidad humana, sino de toda la vida y de nuestra Madre Tierra seguramente se despertará en nuestro corazón el deseo de dejar de expoliarla, decreciendo en consumo.

Quizás también crezca en nuestro corazón el deseo de convertirnos en personas samaritanas de toda vida herida, maltratada, amenazada, asesinada

Si esto fuese así dejaríamos de decir que “nos quieren robar la navidad” sino que por el contrario descubrimos que se nos ofrece la oportunidad de vivirla de una manera más auténtica y más cristiana.

Yo al menos intentaré vivirla así ¿alguien más se anima?

Emma Martínez Ocaña.

miércoles, 25 de noviembre de 2020

CCP de Andalucía ante la LOMLOE

Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía manifestamos nuestro asombro ante la reacción de la derecha española y la jerarquía católica ante la ley de educación Celaá. 

Salen a la calle para protestar contra una ley que según el cardenal Cañizares: “generará incultos, abrirá una guerra escolar y nos llevará al abismo”. ¿Acaso desaparece la asignatura de religión en la escuela pública? ¿Se prohíbe la simbología religiosa? ¿Se deja de subvencionar a la concertada? 

La última ley educativa que regirá la vida de los colegios e institutos seguirá manteniendo los privilegios de la iglesia católica, entre ellos, la religión (en el currículo y en el horario lectivo obligatorio), segregando a los alumnos en función de las creencias; seguirá pagando a los profesores de religión nombrados por los obispos, cuya principal misión es catequizar y hacer proselitismo religioso; además, de seguir permitiendo que en los centros escolares de la red pública haya símbolos religiosos.

Apostamos por un Estado democrático que por su naturaleza debe ser laico, lo que no quiere decir que rechace o excluya a la religión. El laicismo protege todas las creencias, también las religiosas, en su desarrollo individual, pero protege igualmente a la sociedad de todas ellas. Sin embargo, contradiciendo los propios programas de los partidos del actual cogobierno, las religiones, (católica, musulmana, evangelistas, etc.) seguirán formando parte del currículo escolar.

Entendemos que el problema no está en que exista una escuela concertada, no es
cuestión de demonizarla cuando hay colegios que son ejemplo de inclusión e igualdad.
El problema es cuando se pretende la segregación del alumnado por razones socioeconómicas o de otra naturaleza. Hay escuelas públicas, sobre todo en los distritos más empobrecidos de nuestras ciudades, cuyas aulas están llenas de niños/as de familias excluidas o empobrecidas, mientras las demás familias envían a sus hijos a colegios
religiosos. Es el perfecto patrón para mantener el sistema de clases en el país.

Pensamos que en la escuela la educación en valores debería pivotar sobre tres ejes: ética universal, basada en los derechos humanos; educación para la ciudadanía,
fundamentada en un Estado Social y Democrático de Derecho, que no está determinado
por ninguna religión; y, por último, incluir en el currículo escolar la historia de las religiones, un hecho transversal de la sociedad a lo largo de los siglos.

Nos preguntamos ¿Quién impone la ideología? ¿La LOMLOE o una jerarquía católica que condena la homosexualidad, el divorcio, el aborto, los anticonceptivos, el feminismo…? Una jerarquía católica que pretende volver a tiempos pasados, a una cultura única, sin libertad y sin pluralidad. Una jerarquía de espaldas al Evangelio y en demasiadas ocasiones en contra del mismo.

En definitiva apostamos por una educación laica, igualitaria, incluyente y científica, que forme una ciudadanía libre, preparada, moderna y respetuosa. Una escuela que enseñe desde el cultivo de nuestras "cualidades humanas más profundas" que “hay un asunto en la tierra más importante que Dios, y es que nadie escupa sangre; pa que otro viva mejor” (Atahualpa Yupanqui)

Comunidades Cristianas Populares de Andalucía.
24 de Noviembre de 2020.

viernes, 6 de noviembre de 2020

Un gran error, un gran amor. Santiago Villamayor. (CCP-Zaragoza)


Es increíble la capacidad del ser humano y de los grupos sociales para perseverar en las ficciones colectivas y en sus consiguientes hábitos recurrentes. No por mala intención sino por la resistencia natural de las ideas, la rutina cerebral, y quizás también por la seguridad y el poder que proporcionan. Así pasó por ejemplo con las teorías del geocentrismo y del fixismo hasta que fueron superados por el heliocentrismo y la teoría de la evolución. Y no hay que escandalizarse porque ocurra otro tanto con las interpretaciones religiosas y en concreto con el cristianismo.

Las iglesias cristianas ponen el centro de su doctrina en el Misterio de la Redención. Jesús es el Hijo de Dios encarnado que nos rescata del pecado y la muerte mediante el sacrificio de su vida. Pero hay otras interpretaciones del cristianismo. Tal es la concepción de un movimiento universal de esperanza fundado no tanto en la muerte y resurrección de Jesús sino en su “andar haciendo el bien”. Jesús no representa tanto al cordero de Dios expiatorio cuanto el ser enteramente para los demás. La muerte es una consecuencia de ese amor no una condición. Y la resurrección es un símbolo de la evolución creadora que siempre se renueva, no un milagro construido por la mentalidad greco-judía de los primeros cristianos.

En lugar de esa Historia Sagrada de un pueblo sagrado receptor exclusivo de una revelación también sagrada fijémonos mejor en la Gran Historia cósmica y humana que no se inicia con el pecado, ni se divide en una creación y una redención.  Es más bien una evolución en la que el amor de gratuidad emerge de forma más ostensible en el tiempo y persona de Jesús. Un nuevo paradigma de recreación continua que sustituye al paradigma de la redención.

No podemos mirar el pasado con nuestros ojos de hoy pero tampoco seguir en el presente con los ojos de ayer. No podemos erigirnos en censores ni en legitimadores del pasado.  Pero sí debemos volver al significado original para traducirlo a nuestro momento. Por eso propongo aquí el cambio de un paradigma redentor, dualista, literalista y divorciado de la ciencia a un paradigma monista, liberador, eco-centrado, de innovación, simbólico y ensamblado con la ciencia.

Y para justificar ese cambio me remito al origen del cristianismo. Éste nace con un mensaje de plenitud y justicia centrado en la persona de Jesús de Nazaret. Pero los relatos evangélicos que lo transmiten no son crónicas objetivas sino interpretaciones de la fe. Y esa libertad de interpretación nos legitima para hacer ahora nosotros lo mismo que ellos: decir quien fue Jesús y por qué él es nuestra referencia y no otro. Y consecuentemente cómo puede darse hoy el cristianismo.

Sugiero una visión de Jesús no tanto divino, mesías o redentor sino, comprendido desde la cultura actual, como un ser enteramente para la felicidad de los demás empezando por los más vulnerables.  Pero, si ya no es Dios y su historia apenas la conocemos, ¿Qué interés tiene? ¿Solo porque hemos nacido en esa referencia? Si quitamos esa mitología Jesús se queda en un ser como los demás. ¿Por qué entonces él y no otro? Y respondo como hipótesis, en el curso de la evolución cultural él fue la manifestación más explícita y elevada de una cualidad universal, el amor. El amor es el dinamismo de la realidad y se manifiesta analógicamente de diferentes modos. En la fase de humanización fue pasando de la lucha por la vida, la competencia egoísta, la violencia desproporcionada y el ojo por ojo, a la cooperación tribal, la reciprocidad y el cuidado mutuo. Al final eclosiona en el mensaje y la vida de Jesús como donación desinteresada, el agapé.

Allí fundo la incondicionalidad de Jesús. Una “divinidad” o preeminencia no caída del cielo sino otorgada desde el interior de bondad inagotable que habita en todas la personas. De la misma manera que en el conocer concurren un fenómeno empírico y unas aportaciones de nuestras estructuras mentales también en la adhesión a Jesús hay como una adecuación entre nuestro inagotable deseo de amar y los dichos y hechos de Jesús. Hay como un “a priori” de posible generosidad ilimitada en nuestros afectos que encuentra en Jesús el referente empírico para reconocerse. Y eso da confianza para un seguimiento hasta donde se quiera.

Consecuentemente de ahí se deriva un cristianismo alternativo al magisterio oficial, el credo, el catecismo, al que algunos llaman una herejía institucional, una ortodoxia equivocada, la del dominio de la teología de la redención sobre otros hilos de la tradición.  El Misterio de la Salvación, dicen, es una desviación del mensaje liberador de Jesús de Nazaret. La cultura teocrática y mesiánica de los evangelistas y la impronta neoconversa de Pablo se impusieron sobre el significado de fondo de Jesús y se inició así una teología filosófica escorada hacia el mundo sobrenatural y el rescate por la sangre y el sufrimiento.

He buscado un motivo de incondicionalidad en el relato de Jesús. Un diferenciante para la singularidad de Jesús. Y aquí sostengo que su trascendencia no es tanto algo específico, exclusivo, una redención sobrenatural y condición divina, sino una cualidad común en las personas elevada a su máxima expresión, el amor enteramente desinteresado. El que se trasluce en su vida de pueblo en pueblo, escuchando, consolando, curando y dando esperanza. Y ese amor concreto sincero e inagotable, contrario al legalismo, al autoritarismo, a la hipocresía y a la dominación le llevó a la cruz. Esa para mí es la esencia de Jesús, la unicidad que se dice, no la que literalmente le dio la tradición con la expresión literalista de Hijo de Dios.

¿Qué nos queda del cristianismo después de estas reducciones de su valor histórico, de su mitología, de su sobrenaturalismo y divinidad y de su interpretación redentora? ¿Acaso una institución mundial parapolítica, acaso un movimiento social y crítico, una “Internacional de la Justicia”? ¿O una supra-ética, un talante universal diseminado sin especial estructura? Pues un poco de todo esto.

Hay que deshacer el entuerto. En las celebraciones dominicales, en la prensa, en las declaraciones públicas, cartas y encíclicas podemos hablar de otra cosa mejor que de convicciones ciertas basadas en milagros, resurrecciones y caminos de redención. Mostrar más bien la maravilla de nuestra Gran Historia. Asombrarse de las incontables estrellas, partículas y neuronas, de la buena voluntad, del valor del perdón, del consuelo, de la civilidad y la acción por la justicia, la sintonía con la naturaleza y la compasión con los necesitados y recuperar de otro modo los grandes valores y hallazgos de la tradición religiosa, el cuidado emocional e intelectual de la infancia, los relatos mágicos que propedéuticamente inician al valor de los símbolos y a la acción comunicativa... la conversación profunda… y todos estas actitudes siempre dentro de la temporalidad bajo la sospecha y el postulado de plenitud.

Santi Villamayor, día de todos los santos, de los que aman gratuitamente, 1-11-2020

Para leer el artículo completo: Aquí