lunes, 21 de mayo de 2018

El Espíritu de Jesús anda suelto por las calles de las personas excluídas. Granada no está en venta. 19 de Mayo de 2018. Pentecostés.


 Un buen número de personas pertenecientes a las Comunidades Cristianas Populares de Granada participamos en esta movilización ciudadana, el pasado sábado 19 de Mayo de 2018 impulsadas por el espíritu de Jesús que anda suelto por las calles empujando las causas de las personas excluídas. En vez de reunirnos como es costumbre cada sábado en la celebración de la mesa común, salir a la calle apoyando las causas de l@s últim@s de la sociedad granadina fue la mejor manera de celebrar la fuerza del Espíritu de Jesús: Pentecostés.

"Granada no está en venta", con ese lema han marchado este sábado por Granada distintas manifestaciones que han confluido en la Plaza del Carmen para reivindicar una ciudad más habitable y justa.

Desde distintos puntos de la ciudad han ido partiendo columnas identificadas con distintos colores y reivindicaciones. Empleo y vivienda, derechos sociales, feminismo, un turismo sostenible, un entorno respetuoso con el medio ambiente y un ferrocarril soterrado y digno han sido los lemas de esas columnas ciudadanas que han llegado a la Plaza del Carmen.


Columna naranja: Frente al turismo de masas, recuperemos nuestros barrios.
Columna roja: Pan, trabajo, techo y dignidad.
Columna verde: Granada y sus pueblos. Verdes, os queremos verdes.
Columna amarilla: Tren sí, muros no.
Columna blanca: Nuestros derechos no están en venta. Salud, educación y Ley de Dependencia dignas ya.
Columna morada: No somos los márgenes, somos el núcleo. Por una Granada feminista intercultural y con derechos.

MANIFIESTO:
Granada y su Área Metropolitana es una de las regiones andaluzas más perjudicadas por la crisis que sufrimos desde 2008, agudizándose los problemas sociales que venían arrastrando desde hace décadas. Situada en uno de los territorios más pobres de la Unión Europea, nuestra ciudad ha sufrido una merma considerable en su autonomía local y en las arcas municipales. A su vez, los discursos xenófobos, patriarcales y autoritarios ganan terreno como consecuencia de las políticas austericidas y neoliberales aplicadas en los últimos tiempos.

La corrupción y la ineficacia de los gobernantes han deteriorado la imagen pública de Granada y han introducido grandes desequilibrios en la economía municipal, profundizando en los recortes de los servicios públicos y las pensiones, en la precariedad laboral y habitacional de la ciudadanía y en la merma de sus derechos sociales y civiles. La amenaza al sistema sanitario público, la desconexión ferroviaria, el abandono de los barrios más populares, el deterioro progresivo de la Vega y el hinchado de la burbuja turística son algunas de las cuestiones fundamentales que sufrimos, sin olvidar la violencia machista y la falta de acogida de migrantes de diferentes lugares del planeta.

La democracia local está alejándose progresivamente de la realidad de sus barrios y distritos, cerrando la puerta a una participación real y efectiva de los vecindarios que sirva de contrapeso a la política municipal. A su vez, la economía se está haciendo fuertemente dependiente de la burbuja turística, sin dar soluciones de empleo digno para la mayoría de la ciudadanía y provocando grandes problemas en los barrios del centro histórico de la ciudad, donde la especulación inmobiliaria y la expulsión de las poblaciones con menos recursos están convirtiéndolos en un parque temático para las despedidas de solteros y los trenes turísticos.

Es necesario apostar por una diversificación económica y por la distribución igualitaria de sus recursos, con el fin de acabar con la desigualdad y la pobreza de los barrios periféricos. Y, sin duda, es necesario que el desarrollo económico de la ciudad sea compatible con la conservación de sus ecosistemas, potenciando una agricultura ecológica y de proximidad en una Vega comprendida como espacio agrícola y pulmón verde, y defendiendo la conservación de Sierra Nevada y del valle del río Darro.

Y las mareas ciudadanas junto a los movimientos sociales y vecinales de la ciudad vamos a tomar las calles para reivindicar:

Que se construya una Granada entre todes, creando un espacio seguro donde no tengamos que seguir luchando contra la discriminación de género, sexo, identidad, orientación sexual, etnia u origen. En el que se valore la participación ciudadana y se exija una democracia real. Construyendo así una ciudadanía feminista e intercultural con pleno derecho.

• Que la gente de Granada construya un sistema de relaciones que tenga en cuenta el territorio y sus seres, que cuide y mantenga nuestro entorno de manera respetuosa, dejándolo de entender como un recurso. Granada, con sus sierras, sus vegas y sus culturas constituyen un patrimonio vivo y dinámico que debemos mantener para las generaciones venideras.

• Que pan, techo y trabajo son derechos de toda la ciudadanía. Vamos a luchar por disminuir las desigualdades socioeconómicas y por mejorar las condiciones de vida de las personas, especialmente de las más frágiles. Tenemos que acabar con la pobreza de amplias capas de la población, con la precariedad de las condiciones de trabajo y de las pensiones, con los desahucios y los cortes de agua, luz y gas a una población que se le criminaliza por no poder pagar.

Que las calles y plazas del Albayzín, Centro-Sagrario, Realejo y Sacromonte son de todas las vecinas. Frente a un turismo que convierte nuestros barrios en objetos de consumo, sus vecinas exigen replantear de manera consensuada el modelo turístico, a la vez que reivindican la promoción de viviendas asequibles y el fomento de comercios y equipamientos de cercanía para poder seguir creando historias colectivas.

• Que se garanticen una sanidad, una educación y una ley de dependencia dignas ya. Exigimos una sanidad pública universal, gratuita y de calidad, accesible para todas las personas. A su vez, reivindicamos una educación pública, gratuita, laica y democrática que garantice la cohesión social y el desarrollo y aprendizaje integral.

• Que se ponga fin a los tres años de aislamiento ferroviario. Granada necesita la reconexión ferroviaria permanente e inmediata por la línea de Moreda, la integración del ferrocarril de forma soterrada, eliminar la división urbanística con una estación digna y sentar las bases para que Granada esté integrada en el futuro corredor mediterráneo.

Firmantes
ADOBE – Ajuntamiento Centro-Sagrario – Ajuntamiento Albaicín- APDHA – Asamblea Feminista Unitaria – Asamblea Interprofesional – ASCUA – Asociación Parque 28 de Febrero – A.VV. del Bajo Albayzín – A.VV. del Sacromonte – A.VV. por un Realejo Habitable – Círculo de Permacultura – Colectivo La Ribera – Crecultulas – Ecologistas en Acción – FACUA – Foro Andaluz por la Atención Primaria – Fundación Vivienda Digna – Granada Acoge – Granada en Transición – Granada Visible – Hortigas – Krisol – MAON – Mercao Social y Cultural – Mesa por la Sanidad Pública – NAC – No Borders – PASOS – Plataforma Ciudadana Zona Norte – Plataforma Desempleadxs – Plataforma por las Pensiones Públicas – Plataforma para la Protección Integral del Valle del Río Darro – Punto de Equilibrio – Salvemos la Vega – Soterramiento Granada – Stop Desahucios Granada 15M – Stop Represión

martes, 15 de mayo de 2018

La metáfora de la Ascensión: "Jesús llegó a lo más alto, descendiendo, politizándose, mundanizándose, defendiendo a los últimos...


Marcos 16, 15-20 
Y añadió: -Id por el mundo entero proclamando la buena noticia a toda la humanidad. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer, se condenará. A los que crean, los acompañarán estas señales: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en la mano y, si beben algún veneno, no les hará daño; aplicarán las manos a los enfermos y quedarán sanos. Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a proclamar el mensaje por todas partes, y el Señor cooperaba confirmándolo con las señales que los acompañaban. 

MIRANDO AL SUELO (Jesús Peláez: La otra lectura de los Evangelios, I y II. Ediciones El Almendro):
A mí me parece que con esto de la Ascensión nos han metido gato por liebre. Se ha dicho que Dios está en el cielo y se ha pintado a Jesús como pionero de astronautas, despegando de la tierra hacia los espacios siderales... Y los cristianos, plantados, quietos, inmóviles, nos hemos quedado mirando al cielo durante. siglos, con los brazos cruzados. Poco teníamos que hacer en este mundo. Lo nuestro no era el suelo, sino el cielo. Nuestro anhelado terreno de operaciones no era el más acá, sino el más allá. Había poco que hacer aquí abajo, aparte de esperar. La vida se definió como "una mala noche en una mala posada", situación de tránsito, espera de amaneceres que no dependen de nosotros, resignación de siglos cristianada, valle de lágrimas sin consuelo, habitáculo del desencanto... 

Al contemplar la Ascensión de Jesús sentíamos unas ganas locas de subir con él, de huir, de abandonar el telediario del terrorismo, del paro y de la violencia, de la droga, de la injusticia, de la desigualdad social, de la incultura y de la brega diaria. ¡Quién pudiera irse detrás de Jesús, ascender a otro mundo más allá de nuestro caos! Soñábamos un cosmos bello y ordenado (que esto significa en griego "mundo", palabra castellana ésta que proviene del latín y significa "limpio"). Y con el deseo de huir, de subir, de ir con Jesús, y ante la impotencia de seguir esa ruta espacial, los cristianos nos retiramos a la vida privada, al individualismo, a la salvación de nuestra alma (concepto heredado de Platón, que no tenía nada de cristiano), a rezar y rezar.. Así nació la teología del desencanto mundano, como una falsa lectura de la Ascensión de Jesús.

Nuestro cristianismo ha merecido el viejo reproche del libro de los Hechos de los Apóstoles: ¿Qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? La Ascensión de Jesús, sin embargo, es una invitación a descender, a volver a la ciudad, a dejar las alturas y los montes y las nubes. Hay que comenzar a mirar ya al suelo, hay que poner manos a la obra de Jesús, verdadera sinfonía incompleta. El cristiano que mira a Dios, a Jesús, al cielo, lo sabrá si mira al suelo, si vuelve corriendo a la ciudad. Ahí tenemos que buscarlo. Así entendieron la Ascensión los primeros discípulos. Después de desaparecer Jesús abandonaron el monte, volvieron a Jerusalén, reconstruyeron el grupo de los doce eligiendo a Matías en el lugar de Judas y se lanzaron al mundo, sin miedos, libres... Difícil misión la del cristiano: sumergirse en la ciudad, politizarse (=hacerse ciudadano), mundanizarse, unirse a otros, lanzarse a gritar por calles y plazas que Jesús llevaba razón y que su proyecto de hombre aún es realizable. Que todavía es posible recomponer este viejo rompecabezas de la familia humana, verdadera Babel de egoísmo e insolidaridad. 

Pero este proyecto no tiene nada que ver con "restaurar la soberanía de Israel" ni de nadie, como esperaban los discípulos de Jesús. Por ahí no se va a ningún sitio. Hay que acabar con este estado de cosas en el que unos estemos sobre otros, soberanía significa esto. Hacer un mundo de hermanos y no de "soberanos" es el desafío, la tarea del cristiano, el reto de la Ascensión, auténtica invitación a mirar al suelo, descendiendo a la ciudad hasta transformarla desde abajo y desde dentro. Así lo hizo Jesús que, por descender, por meterse en el mundo, bajó hasta la muerte. Dios se lo llevó con él para siempre, se fue con Dios, o lo que es igual, subió al cielo, lugar sobre las nubes y las estrellas donde Dios habitaba, según los antiguos. El firmamento que el primer cosmonauta ruso surcó sin poder contemplar a Dios no es ya la morada lejana de Dios. No hay espacio que lo contenga ni lo limite. Dios no es espacial, ni Jesús pionero de astronautas. Dios es el cielo. Y con la Ascensión quedó para siempre una cosa clara: Con Jesús, Dios está en el suelo. Ahí es donde hay que mirar.
(Jesús Peláez: La otra lectura de los Evangelios, I y II. Ediciones El Almendro, Córdoba)

LA METÁFORA DE LA ASCENSIÓN: JESÚS LLEGÓ A LO MÁS ALTO...

Mc 16, 15-20
¿Qué estamos celebrando? Es la pregunta que debemos hacernos hoy. Nos va a costar Dios y ayuda superar la visión física, corpórea y chata de la Ascensión, que venimos aceptando durante demasiados siglos. Nos encontramos con el problema de siempre: Mezclar la realidad con el relato mítico. La Ascensión no es más que un aspecto de la cristología pascual. Resurrección, Ascensión, glorifica­ción, Pentecostés, constituyen una sola realidad, que está fuera del alcance de los sentidos. Esa realidad no temporal, no localizable, es la más importante para la primera comunidad y es la que hay que tratar de descubrir.
Hoy tenemos conocimientos suficientes para intentar una interpretación más acorde con lo que los textos nos quieren trasmitir. No podemos seguir pensando en un Jesús subiendo físicamente más allá de las nubes. Para poder entender la fiesta de la Ascensión, debemos volver al tema central de Pascua. Estamos celebrando la Vida, pero no la biológica sino la divina. Esa Vida no está sujeta al tiempo, por lo tanto no hay en ella acontecimientos, es eterna e inmutable. Solo teniendo en cuenta estas sencillas verdades, podremos comprender adecuadamente lo que estamos celebrando este domingo.
Mt no sabe nada de una ascensión. Jn no habla de ascensión, pero en la última aparición, Jesús le dice a Pedro: “si quiero que éste permanezca hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?” Está claro que para volver, primero tiene que irse. El final canónico de Mc, que fue añadido a mediados del s. II, nos dice que Jesús se sentó a la derecha de Dios. Solo Lc nos habla de ascensión: “se separó de ellos y fue elevado al cielo”. También en Hechos nos cuenta, incluso con todo lujo de detalles, la subida de Jesús al cielo.
Relatos de raptos eran frecuentes en la literatura clásica. Tito Livio, en su obra histórica sobre Rómulo dice: “Cierto día Rómulo organizó una asamblea popular junto a los muros de la ciudad para arengar al ejército. De repente irrumpe una fuerte tempestad. El rey se ve envuelto en una densa nube. Cuando la nube se disipa, Rómulo ya no se encontraba sobre la tierra; había sido arrebatado al cielo”. Tenemos otros ejemplos: Heracles, Empédocles, Alejandro Magno y Apolonio de Tiana. Todos siguen el mismo esquema.
El AT cuenta el rapto de Elías. También se habla de la asunción de Henoc en (Gen 5, 24). El libro eslavo de Henoc, escrito judío del siglo primero después de Cristo, describe el rapto de Henoc: “Después de haber hablado Henoc al pueblo, envió Dios una fuerte oscuridad sobre la tierra que envolvió a todos los hombres que estaban con Henoc. Y vinieron los ángeles y cogieron a Henoc y lo llevaron hasta lo más alto de los cielos. Dios lo recibió y lo colocó ante su rostro para siempre”. Nada nuevo bajo el sol.
La palabra “cielo” es muy utilizada en religión. La repetimos dos veces en el Padrenuestro, dos en el Gloria y tres en el credo. Arrastra una amplia gama de significados desde la cultura griega y de todo el Oriente Medio. La complejidad de las concepciones del mundo físico en aquella época explica los innumerables matices que encontramos en el “cielo” teológico. No es fácil dilucidar qué sentido se quiere dar a la palabra en cada caso. En el bautismo de Jesús, el cielo se rasgó y lo divino bajó hasta él. Cuando termina su ciclo vital, el cielo vuelve a romperse para que Jesús vuelva a traspasar el límite de lo terreno, para entrar en el cielo.
Un dato muy interesante que nos proporciona la exégesis es que las más antiguas expresiones de la experiencia pascual que han llegado hasta nosotros, sobre todo en escritos de Pablo, están formuladas en términos de exaltación y glorifica­ción, no con la idea de resurrección y menos aún de ascensión. En el AT encontramos abundantes textos que hablan del siervo doliente, machacado por los hombres, pero reivindicado por Dios. Esta fue la base de la idea de glorificación con la que se quiso expresarse la experiencia pascual.
Lo que celebramos no está en el tiempo, pertenecen al hoy como al ayer, no hacen referencia a un pasado. Son realidades que están hoy en nuestra propia vida. Puedo vivirlas como las vivieron los discípulos. El hombre Jesús se transforma definitivamen­te, alcanzando la meta suprema. Se hace una sola realidad con Dios. Nosotros necesitamos desglosar esa realidad para intentar penetrar en su misterio, analizando los distintos aspectos que la integran. La Ascensión quiere manifestar que llegó a lo más alto, pero no en sentido físico.
La verdadera ascensión de Jesús empezó en el pesebre y terminó en la cruz cuando exclamó: "consumatum est". Ahí terminó la trayectoria humana de Jesús y sus posibilidades de crecer. Después de ese paso, todo es como un chispazo que dura toda la eternidad. Pero había llegado a la plenitud total en Dios, precisamen­te por haberse despegado (muerto) de todo lo que en él era caduco, transitorio, terreno. Solo permaneció de él lo que había de  Dios y por tanto se identificó con Dios totalmente, divinamente. Esa es también nuestra meta. El camino también es el mismo que recorrió Jesús: despegarnos de nuestro ego.
La experiencia pascual, consistió en ver a Jesús de una manera nueva. El haber vivido con él, el haber escuchado lo que decía y visto lo que hacía, no les llevó a la comprensión de su verdadero ser. Estaban demasiado pegados a lo externo, y lo que hay de divino en Jesús no puede entrar por los sentidos. Su desaparición les obligó a mirar dentro de sí, y descubrir allí lo que había vivido Jesús. Solo entonces ven al verdadero Jesús. Hoy seguimos apegados a una imagen terrena de Jesús que también nos impide descubrir su verdadero ser.
Esa vivencia no puede venir de fuera, sino de lo más íntimo de nosotros mismos. Por eso decía Pablo en la segunda lectura: "Que el Dios de Nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerle; ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la riqueza..." No se pide ciencia, sino Sabiduría. No pide que nos ilumine los ojos del cuerpo ni de la mente, sino los del corazón. Todo lo que podamos aprender sobre Dios y Jesús, nunca podrá suplir la experiencia interior.
Debemos tener en cuenta que todos estos relatos teológicos tienen una finalidad catequética. Están elaborados para que nosotros entremos en la dinámica de Jesús. No se nos proponen para que admiremos la figura de Jesús ni para que nos sintamos atraídos por ella, sino para que repitamos su misma vivencia. "El padre que vive..." En él debemos descubrir las posibilidades que todo ser humano tiene de llegar a lo más alto del “cielo”. La verdadera salvación del hombre no está en que los libren del pecado, sino en alcanzar la plenitud a la que estamos llamados todos. Esta verdad es la base de toda salvación.
El fin del periplo humano de Jesús da paso al comienzo de la nueva comunidad. Podemos considerar la Ascensión como el final de una etapa en la que los discípulos tuvieron una experiencia singular y única de un Jesús vivo. Sería el momento en que los primeros cristianos dejan de estar pasmados y empiezan la tarea de llevar esa experiencia a todos los hombres. Dejan de mirar hacia el cielo y comienzan a mirar a la tierra. Recordemos que los cuarenta días no es una medida cronológica. Se trata de un kairos espiritual. 
Meditación
Hoy nos fijamos en la meta a la que Jesús llegó,
que es, al mismo tiempo, el punto del que partió.
Todos hemos salido del Padre (Amor, Vida, Plenitud) y hemos llegado al mundo.
Todos tenemos que dejar el mundo y volver al Padre.
Ese Padre está en lo más hondo de nuestro ser.
Si me empeño en buscarlo en otra parte, encontraré al ídolo.


Estas fueron las ideas sobre las que conversamos el sábado pasado, día de la Ascensión (12-5-18) en la "Celebración de la mesa Común" de CCP-Granada. 
Nos acompañó Estanislao padre de Tere, Kotska, Pablo, Isa y cía...Todos de la gran familia de CCP en uno u otro tiempo. Recordamos a Fuencisla y Petra, que ya viven de otra manera...Nuestro abrazo más cercano para tod@s ell@s en estos días de ausencias:

martes, 1 de mayo de 2018

CCP-Granada exigiendo soluciones dignas para las personas sin hogar. 28-4-2018.

Varias personas de CCP (Loli, Pilar, Josep, Jara, Carlos, Ángel, Carmen, Paco, Isa, Domingo...) participamos en esta CONCENTRACIÓN el Sábado 28 de Abril. Plaza del Carmen. 12.00h. La calle mata. En recuerdo de Adrian Solin Ichin. Quinta persona sin hogar muerta en la calle en este último año, por dejación de las administraciones públicas a las que exigimos soluciones urgentes y eficaces Ya.
Convoca: Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y Primero Vivienda.



Dignidad y soluciones eficaces para las Personas Sin Hogar en Granada. Cinco muertes en un año: Vergüenza

De nuevo una tragedia conmociona nuestra ciudad: Adrian-Sorín Ichim, un chico de 27 años que se encontraba en un contenedor de cartón ha sido aplastado en la planta de reciclaje. De nuevo se trata de una persona sin hogar que había pedido plaza en el albergue el mes pasado y después de seis días lo devolvieron a la calle. En este caso las circunstancias son especialmente llamativas, pero es la quinta persona sin hogar que muere en apenas unos meses. Antes que él fueron Chema, Joaquín, Teresa y Farid. En todos los casos la causa última fue la misma: la exclusión social y las duras condiciones en las que sobreviven todas estas personas.

En Granada se calcula que hay más de doscientas personas sin hogar. Muchas llegan a esa situación porque han perdido su trabajo, porque se han separado de su familia, porque han vivido demasiadas situaciones traumáticas o muy estresantes… Algunos tienen enfermedades mentales que son causa y consecuencia de esta exclusión.

Duermen en cajeros de los bancos, en soportales, bajo un puente de la autovía, en los bancos de las plazas o simplemente en la acera. Nos los cruzamos todos los días. Durante el día van a alguna asociación, a los comedores sociales, deambulan de un sitio para otro buscando en las calles o plazas un lugar donde estar. A veces la policía nos les permite sentarse en algunos sitios porque dan un mal aspecto a la ciudad. Soportan el frío, el calor o la lluvia, pero también muchas veces el insulto, el desprecio, la agresión e incluso la violencia de otras personas. Se sienten excluidas, abandonadas, ignoradas…

Pero a pesar de ello, siguen siendo personas con dignidad y derechos. Siguen siendo parte de nuestra sociedad. Las administraciones, especialmente los ayuntamientos, tienen una responsabilidad en la atención a estas personas. Pero también el resto de la sociedad y de sus instituciones la tienen. Algunos podrán pensar en esconderlos (tal vez incluso eliminarlos), pero queramos o no son parte de nosotros, de nuestras ciudades, son consecuencia también de nuestras sociedades. Queramos o no están ahí. Son también hijos e hijas, madres, maridos, hermanos… son personas.

Es cierto que es un problema complejo, cuyas soluciones en último término también lo son. Pero también es cierto que se puede hacer mucho más en lo inmediato, en la atención y la acogida, y en el largo plazo, en la mejora de sus condiciones de vida y sus expectativas. Las políticas actuales han apostado en muchas ocasiones por tratar de ignorarlos. Hacer como si no estuvieran. Los países que han podido solucionar este problema lo han hecho con medidas preventivas y a largo plazo, como impedir los desahucios, construir viviendas públicas, alquileres sociales baratos y otras medidas de este tipo.

En los últimos años es cierto que se ha hecho un esfuerzo por intentar mejorar y coordinar las políticas. Pero las reuniones, comisiones, planes y proyectos acaban derivando muchas veces en una burocratización y en pocas soluciones prácticas. A veces puede ser algo tan sencillo como un lugar donde cobijarse durante la noche sin muchas exigencias. En Granada existen dos albergues (uno masculino y otro femenino), pero solo pueden acoger a unas 70 u 80 personas. En la época de frío, durante solo tres meses, se ha abierto otro centro donde pueden pasar la noche sentados en sillas (solo hay 8 sillones), pero no solo cerró el 21 de marzo, sino que ni siquiera se les permite tumbarse en el suelo para dormir. Además de que las plazas son insuficientes, a los pocos días o al poco tiempo (según los casos), tienen que volver a la calle.
 
Algunas personas no quieren ir a los albergues porque tienen normas que no les gustan o que, en su situación, simplemente son imposibles: no pueden entrar si han bebido, no pueden llevar sus pertenencias, tienen que dejar a su pareja o abandonar a su mascota. Puede parecer lógico a ojos de quien no vive esas situaciones, pero no para quien lo ha perdido todo y se encuentra en unas circunstancias desesperadas. Además, cuando después de cinco o seis días como máximo han de abandonar el albergue, suelen encontrarse que su sitio en el cajero, en la plaza o en soportal donde solían dormir ya está ocupado por otra persona. No están en la calle porque quieren o ellos deciden sino porque los requisitos de los recursos que se les ofrecen le obligan a ello.

Las consecuencias de esta vida tan dura, además de la degradación que todos vemos y nos causa rechazo, es la de una muerte prematura. Chema, Joaquín, Teresa, Farid y Adrian-Serín Ichim habrían querido una vida mejor. Muchos de ellos sueñan con una vivienda. Otros ni siquiera sueñan…

Nos gustaría que nuestra sociedad aprendiera a verlos como personas. Como tales, tienen derechos y los necesitan probablemente más que muchos de nosotros. Como sociedad, además, tenemos una responsabilidad que no podemos evitar por más que nos empeñemos en no verlos o en ocultarlos. Exigimos a las administraciones públicas y entidades sociales que cumplan con su responsabilidad. Soluciones dignas, urgentes y eficaces Ya.

Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y Primero Vivienda
Granada 25 de Abril de 2018.

jueves, 26 de abril de 2018

Recordando a Miguel López Salas. Siete años después. En la Cortijuela 22-4-2018.

El domingo 22 de Abril de 2018 las CCP fuimos de excursión a la Cortijuela para comer juntos con Miguel justo al lado de este árbol, donde reponsan sus cenizas y en la Presencia.
Muy querido y entrañable amigo Miguel:
Tú estás vivo, el corazón de todo viviente es inmortal, como la belleza, en el corazón que palpita en todo.
 La vida revive, cuanto es se transforma: la mariposa en huevo, el huevo en oruga, la oruga encrisálida, la crisálida en mariposa, la mariposa en huevo, en vuelo, en tierra, y la tierra en flor, la flor en abeja, la abeja en cera, la cera en llama, la llama en luz, la luz en sombra, la sombra en luz, aire, aliento, energía…o espíritu que vibra en el corazón de todos los seres…
¿Recuerdas que nos preguntábamos qué pasa cuando morimos, cuando se desintegra y queda en cenizas el soporte material que sostiene nuestra conciencia, nuestras emociones y nuestra memoria? No sabíamos qué responder, aunque conocíamos muchas respuestas…, pero sospechábamos, a veces, que no era el fin de nuestra vida...
Yo creo en la fuerza de la presencia. Nosotros creemos en la fuerza de tu presencia.

 Un abrazo, amigo. (Recitado por Antonio Ruiz)

En la Eucaristía del sábado 21 Pilar expresó este emocional sentimiento: En un momento, todo cambia, ya nada es como era, o como hubiera sido, o como pensaba podría ser. Me siento que me han seccionado, me han partido en dos, ese todo de tantos años de vida compartida, 39 años, 6 meses, 14 días, mas 7 años de antes, para lo bueno y para lo malo, toda una vida haciendo camino juntos. Tu ya estas (tal vez) donde querias, en ese contacto con la tierra, formando parte de la naturaleza, volando por el Trevenque; tal vez escudriñando el cosmos, como alguna vez decias quería hacer, descubriendo que hay en el infinito; al menos eso es lo que yo creo y pienso.¡¡ Pero yo!!, aquí me has dejado, tan sola, nunca pensé me quedaría sola. ¡Que egoísta me siento!!, tengo a nuestros cuatro hijos, nuestros nietos y muchos amigos. Pero no te tengo a ti. No dejo de pensar en como serian o hubieran sido estos años- Pero bueno, ya para que, es lo que hay, y a mi me toca esta soledad ficticia, pero que es la mia. Pero si tengo un consuelo, y una satisfacción, que fui yo la que estuvo a tu lado hasta el final, cuidándote y acompañándote. Siempre arropada, claro esta, por nuestros hijos y amigos. Y siempre me acompañara el recuerdo de esa maravillosa estancia en Suiza, que también y con tanto cariño nos preparo Migue. Un día también volaré contigo sobre el Trevenque. ¡¡Esperame Miguel!! 
Junto estanque compartiendo la comida(arriba) y junto al pino centenario (A la izquierda).

martes, 17 de abril de 2018

CCP de Granada contra la criminalización de la Solidaridad. Redgra, Fuente de las batallas 15-4-2018

Las Comunidades Cristianas Populares de Granada integradas en la Red Granadina por el Refugio y la Acogida participamos el domingo 15 de Abril de 2018 en una concentración en la Fuente de las Batallas de Granada contra la criminalización de la pobreza:

Hace poco más de un mes nos concentrábamos en la Plaza del Carmen para apoyar a Helena Maleno, la activista andaluza de la asociación CAMINANDO FRONTERAS, que tenía que declarar en un juzgado de Tánger por colaboración en redes de trata de personas. ¿Su delito? Avisar de naufragios en el Estrecho de Gibraltar y salvar a personas que buscan una vida más segura.
Dentro de 3 semanas, a primeros de mayo, tres bomberos sevillanos de la organización PROEM-AID serán juzgados en Grecia ¿Su delito? Arriesgar su propia vida para salvar a personas que huyen de la violencia.
Y el caso que más mediático de todos: el buque de la organización Proactiva Open Arms, bloqueado e investigado por la fiscalía italiana. ¿Su delito? Rescatar a personas en el mar, entre Italia y Libia.
¿El común denominador de los tres casos? La persecución y hostigamiento de personas y organizaciones que buscan justicia y libertad para los migrantes y refugiados.
Estos tres, no son los únicos casos. Otros casos menos llamativos siguen sucediendo cada día, lo que contribuye a empañar la imagen pública de quienes ejercen la solidaridad, que hasta ahora era considerada ejemplar.
El Mediterráneo es un cementerio húmedo y silencioso. En lo que llevamos de 2018 han muerto en este precioso mar más de 500 personas. No se conoce ni una sola medida de la Unión Europea ni del Gobierno Español para paliar esta situación. El objetivo de los gobiernos es el control de fronteras, y a esto supeditan la seguridad de las personas que huyen de la muerte.
En todos los gobiernos europeos está creciendo el discurso que presenta la inmigración como un problema de seguridad nacional. Este discurso alimenta y justifica políticas migratorias cada vez más restrictivas y excluyentes.
La Unión Europea desea alejar las fronteras comunitarias y llevarlas donde no haya cámaras ni prensa, donde no haya testigos de la trasgresión de los derechos humanos. En 2016 Europa acordó con Turquía la retención en su suelo de las personas que huían de la violencia en busca de lugares seguros. En 2017 el acuerdo se ha firmado con Libia que, a cambio de sustanciosas sumas de dinero, impide que las ONGs accedan a su litoral, impidiendo así socorrer a pequeñas embarcaciones de migrantes y refugiados a la deriva.
Estas medidas están incrementando el número de muertos en el Mediterráneo. Más de 3000 en 2017. 500 desaparecidos en lo que va de año. Frente este drama, la reacción de los Gobiernos es criminalizar a los trabajadores humanitarios.
Frente a la ausencia de compromiso de las autoridades europeas y españolas con las personas migrantes y refugiadas, la solidaridad de personas y organizaciones es la única que está respondiendo a este drama humano.
Personas y organizaciones se encuentran con una triste realidad: quienes más se implican salvando vidas, más sufren el acoso de los gobiernos. Se persigue lo que debiera ser elogiado. Es la criminalización de la solidaridad.
Criminalizar a los trabajadores humanitarios deslegitima su labor y desanima a otros voluntarios a colaborar con ellos.
Sin embargo hay signos de esperanza. Una ola de solidaridad está arropando a estos activistas que lejos de intimidarse por las amenazas, se sienten fuertes. Y Proactiva Open Arms volverá a volverá a operar con el primer navío con el que fueron al Mediterráneo, el Astral, con el que rescataron a más de 14.000 personas, a pesar de no ser una embarcación adecuada para operaciones de rescate.
Exigimos al gobierno de España que apoye y defienda a sus ciudadanos en las distintas causas judiciales abiertas contra ellos.
Salvar vidas es un deber de todo ser humano.
Salvar vidas no es un delito.
Salvar vida no es un crimen.



domingo, 8 de abril de 2018

Pascua de Jesús y Pascua universal. José Arregui. Teólogo.

De nuevo es Pascua. Es la Pascua de Jesús, el profeta crucificado, imagen singular para los cristianos de la esperanza de todos los crucificados. Es la Pascua de la primera luna llena de primavera que tantas culturas han celebrado desde milenios antes de nuestra era cristiana: chinos, indios, sumerios, babilonios y hebreos, y los pueblos mayas de la América central que, miles de años antes de que a su tierra la llamáramos así, en el reflejo de la luna ya veían de noche el irresistible poder de la vida.
Es la Pascua de la Tierra. La Pascua del trigo y de todos los cereales: el grano muere, germina y vuelve a brotar en los campos, para convertirse en pan fraterno, pan de la eucaristía o pan de la mesa doméstica, el mismo pan sagrado para quien sabe mirar y saborear, partir y compartir. Es la Pascua de los agricultores y pastores del Neolítico, que vivían al compás de novilunios y plenilunios, solsticios y equinoccios, al ritmo de la Madre Tierra y del cosmos sin medida.
La vida revive. En cada brote de viña, en cada flor de cerezo se hace presente la energía de todo el universo, se manifiesta el fuego del Ser, la fuerza de la Vida, el misterio que llamamos Dios y que recibe otros muchos nombres y que ningún nombre puede expresar. El gorrión lleva ya su brizna en el pico al hueco del tejado, para construir su nido y criar. Hasta la tortuga de agua que tenemos en la terraza despierta ya de su letargo invernal. Uno de los dos términos griegos que los textos bíblicos cristianos conocidos como ‘Nuevo Testamento’ emplean para decir que Jesús resucitó significa literalmente eso: ‘despertar’. El otro término utilizado significa ‘levantarse’. La vida despierta y vuelve a levantarse después de la noche en todas sus formas. Es lo que confesamos los cristianos, y así lo esperamos a pesar de todo; en nuestras pobres manos llevamos esa brizna de esperanza, como la tierra el grano.
Pero más de un cristiano que haya leído los párrafos que preceden se habrán preguntado: ¿y dónde queda, entre tanta pascua la Pascua cristiana, la de Jesús? Comprendo tu perplejidad, hermano, hermana, pero déjame que te diga con la convicción y humildad de que soy capaz: No opongas la Pascua cristiana a la Pascua de la Tierra y de las demás religiones y culturas. No pienses que la Pascua de Jesús sea la única, ni siquiera la suprema, la realización perfecta de todas las pascuas. Jesús nunca lo pensó. Él vivió hasta morir, y murió hasta resucitar, como el grano, como el profeta mártir, como todos los profetas y mártires, sin etiquetas. La muerte es pascua, que en hebreo significa ‘paso’.
He dicho “no pienses que…”, pero me corrijo: acerca de todas estas cuestiones que se llaman de fe, pero donde la fe no se juega, piensa o “cree” libremente lo que más convincente y razonable te parezca, pero no te apresures a denunciar lo que digo como disolución del evangelio de Jesús. Lo universal sin forma solo se realiza en formas particulares. Así lo hizo Jesús. Hazlo así también tú. La Pascua plena está aún sin hacerse del todo. Hagamos Pascua. Hagamos revivir la llama de la vida en nosotros en las muchas sombras que nos habitan, en las muchas formas en que la muerte nos hiere.
Así lo hizo Jesús, y así resucitó. Su resurrección, como la nuestra, no tiene nada que ver –subrayo: nada– con que su sepulcro hubiese quedado vacío, con que su cuerpo muerto hubiese desaparecido de pronto ‘milagrosamente’ y luego aparecido de nuevo ‘milagrosamente’ a sus discípulas y discípulos. Su resurrección no tiene nada que ver con ningún hecho ‘milagroso’ fuera del milagro de la vida: la bondad más fuerte que la muerte. Jesús resucitó en su vida de profeta bueno, rebelde y sanador, libre y liberador. Resucitó en su compasión, su comensalía, su solidaridad con los últimos. Y por eso murió y, por eso, en su muerte resucitó, pues, como se dice en la dura y hermosa película La forma del agua, “la vida es lo que queda del naufragio de nuestros planes
Esa es la verdadera Pascua de Jesús, pero solo será verdad también en nosotros en la medida en que vivamos como él lo hizo, hasta morir de pura vida, como todas las personas que pasan la vida haciendo el bien, simplemente, como la semilla y la flor, sin mirar al fruto.
(Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo Noticias el 01-04-2018, Domingo de Pascua)

lunes, 2 de abril de 2018

Resucitando en CCP-Granada. Feliz Pascua Florida. Marzo 2018.

"Vos estás resucitando en cada brazo que se alza para defender al pueblo del dominio explotador, porque estás vivo en el rancho, en la fábrica en la escuela, creo en tu lucha sin tregua, creo en tu liberación....Creo en vos artesan@, carpinter@, arquitect@, ingenier@, albañil-a y armador-a. Creo en vos constructor-a del pensamiento, de la música y el viento, de la paz y del amor... "
Las Comunidades Cristianas Populares de Granada nos sentimos resucitando en las luchas del pueblo y a través de los colectivos sociales en los que participamos en defensa de las causas de las personas excluídas. Este es un resumen de las principales actividades de este mes de Marzo en las que hemos participado. Los videos han sido filmados por Antonio Lara: 


Granada 28 de Febrero2018: TÉ CON LAS PERSONAS REFUGIADAS.
Esta mañana, en el día de Andalucía, la Redgra: Red Granadina para el Refugio y la Acogida, hemos compartido un té con dulces en la tetería Alfaguara, con personas refugiadas que viven en Granada, la alegría del encuentro y las dificultades de integrarse de repente, después de huir de guerras y penurias. Celebramos también que NO HAY FRONTERAS entre las personas. Las fronteras las imponen los gobiernos con sus políticas que criminalizan y matan a personas migrantes y refugiadas. 
Granadda 8 de Marzo 2018 . HUELGA DE LAS MUJERES. 


Ayer, mujeres camino. Mujeres lobas aullando.
Mujeres resplandor. Ayer, mujeres agradecidas con mujeres que ya no están. Mujeres recordando mujeres. Mujeres habitando mujeres. Abrazando el poder sin pedir permiso ni perdón. Apropiándose de los espacios y de sus propios cuerpos y de sus propias bocas y palabras. Mujeres haciendo historia. Haciéndose visibles. Mostrando su importancia. Mujeres parando el mundo juntas.
Hoy seguís. Para siempre.....

Granada 17 de Marzo 2018 12.00h. . POR UNAS PENSIONES DIGNAS....


Granada 17 de Marzo 2018. 17.00h LIBERTAD DE EXPRESIÓN.SIN MORDAZAS. 
Granada 18 de Marzo de 2018, Encuentro en Combonianos: "Vivir los valores de Jesús desde las personas excluídas". A partir de la experiencia humana de casi cuarenta años de Paco y Julio en la Zona Norte....
Bollos solidarios con los Proyectos de Colaboración en Bolivia y Togo, de CCP-Granada con ASPA





Granada 22 de Marzo 2018. EN RECUERDO DE TERESA. LA CALLE NO ES UN HOGAR. LA CALLE MATA. EXIGIMOS AL AYUNTAMIENTO SOLUCIONES DIGNAS, URGENTES Y EFECACES. ASOCIACIÓN PRO DERECHOS HUMANOS DE ANDALUCÍA Y PRIMERO VIVIENDA:

Granada 22 de Marzo 2018: MANTEROS DE GRANADA EN SOLIDARIDAD CON EL MANTERO MUERTO EN MADRID.

Granada 24 de Marzo. CELEBRACIÓN EN CCP-GRANADA DEL ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE MONSEÑOR ROMERO: 


















CELEBRACIÓN EN CCP-GRANADA DE LA PASCUA DE LA LIBERTAD Y LA ALEGRÍA...31 DE MARZO DE 2018. FELIZ PASCUA FLORIDA.
"Hay que nacer de nuevo...." Cuando el grano de trigo cae en tierra, “muriendo”, desarrolla una nueva vida que ya estaba en él en germen. Cuando ya ha crecido el nuevo tallo, no tiene sentido preguntarse qué pasó con el grano. La Vida, que los discípulos descubrieron en Jesús después de su muerte, ya estaba en él antes de morir, pero estaba velada. Solo cuando desapareció como viviente biológico, se vieron obligados a profundizar. Al descubrir que ellos poseían esa Vida comprendieron que era la misma que Jesús tenía antes y después de su muerte. (Fray Marcos).

miércoles, 28 de marzo de 2018

En la muerte de Jesús descubrimos la Vida. Fray Marcos. 25/03/2018.

Mc 14-15
Como en el caso de la purificación del templo, no podemos pensar que la entrada en Jerusalén fue una manifestación multitudinaria. Hubiera sido la ocasión ideal, que los dirigentes judíos estaban esperando, para prender a Jesús. Probablemente se trató de un pequeño grupo de seguidores que se unieron a los discípulos en aclamaciones espontáneas. Jesús había desarrollado toda su actividad en Galilea, y la mayor parte de los peregrinos que venían a la fiesta eran galileos. Muchos de ellos reconocerían a Jesús, que también subía a Jerusalén, y se unieron a su grupo.
Lo verdaderamente importante en el relato de la pasión, está más allá de lo que se puede narrar. Lo esencial de lo que ocurrió no se puede meter en palabras. Lo que los textos nos quieren transmitir hay que buscarlo en la actitud de Jesús que refleja plenitud de humanidad. Lo importante no es la muerte física de Jesús sino descubrir por qué le mataron, por qué murió y cuales fueron las consecuencias de su muerte para los discípulos. Semana Santa es la ocasión privilegiada para plantearnos la revisión de nuestros esquemas teológicos sobre el valor de la muerte en la cruz.
Estamos en el mejor momento del año para tomar conciencia de la coherencia de toda la vida de Jesús. Dándose cuenta de las consecuencias de sus actos, no da un paso a tras, y las acepta plenamente. Es una advertencia para nosotros, que estamos siempre acomodándonos para evitar consecuencias desagradables. Sabemos que nuestra plenitud está en darnos a los demás pero seguimos calculando nuestras acciones para no ir demasiado lejos, poniendo límites “razonables” a nuestra entrega; sin darnos cuenta de que un amor calculado es egoísmo camuflado.
¿Por qué le mataron? La muerte de Jesús es la consecuencia directa de un rechazo frontal y absoluto por parte de los jefes religiosos de su pueblo. Rechazo a sus enseñanzas y rechazo a su persona. No debemos pensar en un rechazo gratuito y malévolo. Los sacerdotes, los escribas, los fariseos no eran gente depravada, que se opusieron a Jesús porque era buena persona. Eran gente religiosa que pretendía ser fiel a la voluntad de Dios, que ellos encontraban en la Ley. También para Jesús era prioritaria la voluntad del Padre, pero no la buscaba en la Ley sino en el hombre.
¿Era Jesús el profeta, como creían los que le seguían, o era el antiprofeta que seducía al pueblo? La respuesta no era tan sencilla. Por una parte, Jesús iba claramente contra la Ley y contra el templo, signos inequívocos del antiprofe­ta. Pero por otra, los signos de amor a todos eran una muestra de que Dios estaba con él, como apuntó Nicodemo. Lo mataron porque denunció a las autoridades religiosas que, con su manera de entender la religión, oprimían al pueblo. Le mataron por afirmar, con hechos y palabras, que el valor del hombre concreto está por encima de la Ley y del templo.
¿Por qué murió? No podemos saber lo que Jesús experimentó ante su muerte. Ni era un inconsciente ni era un loco ni era masoquista. Tuvo que darse cuenta que los jefes religiosos querían eliminarlo. Lo que nos importa a nosotros es descubrir las poderosas razones que Jesús tenía para seguir diciendo lo que tenía que decir y haciendo lo que tenía que hacer, a pesar de que estaba seguro que eso le costaría la vida. Tomó conscientemente la decisión de ir a Jerusalén donde estaba el peligro. Que le importara más ser fiel a sí mismo que salvar la vida es el dato que nosotros debemos valorar. Demostró que la única manera de ser fiel a Dios es ponerse del lado del oprimido.
No se puede pensar en la muerte de Jesús desconectándola de su vida. Su muerte fue consecuencia de su vida. No fue una programación por parte de Dios para que su Hijo muriera en la cruz y de este modo nos librará de nuestros pecados. Jesús fue plenamente un ser humano que tomó sus propias decisiones. Porque esas decisiones fueron las adecuadas, de acuerdo con las exigencias de su verdadero ser, nos han marcado a nosotros el camino de la verdadera salvación. Si nos quedamos con el Hijo, que murió por obediencia al Padre, hemos malogrado su muerte y su vida.
¿Qué consecuencias tuvo su muerte? Hay explicaciones teológicas de la muerte de Jesús que se siguen presentando a los fieles, aunque la inmensa mayoría de los exégetas y de los teólogos las han abandonado hace tiempo. No debemos seguir interpretando la muerte de Jesús como un rescate exigido por Dios para pagar la deuda por el pecado. Además de ser un mito ancestral, está en contra de la idea de Dios que el mismo Jesús desplegó en su vida. Un Dios que es amor, que es Padre, no casa muy bien con el Señor que exige el pago de una deuda hasta el último centavo.
Para los discípulos, la muerte fue el revulsivo que les llevó al descubrimiento de lo que era verdaderamente Jesús. Durante su vida lo siguieron como el amigo, el maestro, incluso el profeta; pero no pudieron conocer el verdadero significado de su persona. A ese descubrimiento llegaron por un proceso de maduración interior, al que solo se puede llegar por experiencia. La muerte de Jesús les obligó a esa profundización en su persona y a descubrir en aquel Jesús de Nazaret, al Señor, al Mesías al Cristo y al Hijo. En esto consistió la experiencia pascual. Ese mismo recorrido debemos hacerlo nosotros.
A nosotros hoy, la muerte de Jesús nos obliga a plantear la verdadera hondura de toda vida humana. Jesús supo encontrar, como ningún otro ser humano, el camino que debemos recorrer todos para alcanzar plenitud humana. Amando hasta el extremo, nos dio la verdadera medida de lo humano. Desde entonces, nadie tiene que romperse la cabeza para buscar el camino de mayor humanidad. El que quiera dar sentido a su vida, no tiene otro camino que el amor total, hasta desaparecer.
La interpretación de la muerte de Jesús determina la manera de ser cristiano. Ser cristiano no es subir a la cruz con Jesús, sino ayudar a bajar de la cruz a tanto crucificado que hoy podemos encontrar en nuestro camino. Jesús, muriendo de esa manera, hace presente a un Dios sin pizca de poder, pero repleto de amor, que es la fuerza suprema. En ese amor reside la verdadera salvación. El “poder” de Dios se manifiesta en la vida de quien es capaz de amar entregando todo lo que es.

Meditación
Ningún sufrimiento salva por sí mismo, tampoco el de Jesús.
Lo que salva es la fidelidad a su verdadero ser,
Vivir una verdadera humanidad, es perder el miedo a la muerte.
El miedo a la muerte es la esclavitud más difícil de superar.
Toda opresión nace de esta esclavitud.

Celebarción de la Vida y la Libertad en CCP-Granada: La Pascua de la alegría.
Sabado 31 de Marzo
21.00h. C/: Atarazana del Santísimo 6-Patio. Granada.

miércoles, 21 de marzo de 2018

"Vivir los valores de Jesús desde las personas excluídas". Encuentro CCP-Granada. Combonianos 17/03/2018.


Comenzó nuestro encuentro de cuaresma en Combonianos con una oración-meditación preparada por Guadalgenil. Todo el día es Eucaristía: Acción de Gracias. La celebración de la palabra prosiguió con el tema que nos convocaba:"Vivir los valores de Jesús desde las personas excluídas". Y para facilitar la reflexión Julio Rodriguez  y Paco Bustamante compartieron su experiencia de casi cuarenta años en la zona norte y en la parroquia de la Sagrada Familia en el Polígono de Cartuja. A continuación transcribimos las ideas principales.



HISTORIA DE NUESTRO CRECIMIENTO EN ZONA NORTE. (Julio Rodriguez y Paco Bustamante)
INDICE
I.                   Marco histórico: nuestra procedencia
II.                Nuestros espacios de acción
III.             Aprendiendo de las dificultades
IV.            Espiritualidad en evolución
V.               ¿Qué sacamos en claro de esta historia y que podemos compartir?

I.- Marco histórico: nuestra procedencia (para ayudar a entender nuestro proceso).
01. Conversión en Mies, allí conozco a Julio y Santiago. El traslado a Granada por motivos de trabajo, me conduce a incorporarme junto a ellos a S. Pedro en 1973…
   En S. Pedro, trato con muchos niños y jóvenes con una metodología de “estar”, de compartir espacios lúdicos y grupos de formación para aquellos que lo deseaban.

02. Una iniciación cristiana no española…Formado en la JOC… Confusión en Málaga entre dos mentalidades (Mies, Joc y Concilio)…
   Experiencia de seminario en los mejore años del postconcilio (un estudiante más…la facultad de teología de Granada en los tiempos de Castillo, Estrada, Barón, Briones, Domínguez, Llinares).
   La acción estudio y el estudio acción en S. Pedro.

03. Contacto con las incipientes CPP (Margot, Pedro Gómez, Esteban Velazquez, Jose Antonio Moreno, Pepe Gilabert).
Abandonamos Mies…
   Entre algunos de nuestros grupos surge entonces el deseo de formar una comunidad de vida. Nos lanzamos unos veintitantos a la aventura.
   No se trataba sólo de vivir juntos sino de cubrir áreas de compromisos: sindicatos, partidos políticos, AAVV (la creamos en Deífontes), inicios del movimiento LTGB en Granada.

04. Con mi ordenación en 1975, fantaseamos con “tomar las parroquias” y hacer de ellas “comunidad de comunidades”. No era bueno dejarlas en manos de los curas para que estos las administraran como “su cortijo”… Ignorábamos que en las parroquias, además del cura y, a veces, pese al cura, hay muchos grupos de presión adictos, directa o indirectamente, a la institución eclesial…
   Nuestra metodología seguía siendo  la que siempre habíamos desarrollado: “estar con”, grupos de concientización y teología popular, espiritualidad en la vida ordinaria.

05. En 1980 aterrizaje en el Polígono solicitado por la misma comunidad. Comenzaba la historia de un proceso práctico, de concienciación y espiritualización, que hasta la fecha parece no haber terminado, porque aunque jubilados hemos quedado enganchados al barrio. La Zona Norte nos ha hecho otras personas

II.- Nuestros espacios de acción en Sagrada Familia
06.- La parroquia en cuanto tal era un secanal, sin grupo cristiano especifico haciendo algo por ella, aunque si lo hacían por el barrio… Para nosotros, el Polígono también tenía derecho a una relación más normalizada con la parroquia como posible referente de vida religiosa, que considerábamos necesaria aunque insuficiente.

07.- Los niños los primeros a quienes nos dirigimos.
ü Otro mundo, otros niños (“mamá está en Graná follando”, yogurts caducados compartidos, el niño gay en catequesis, la madre contando el aborto de su niña de doce años, los rechazos en el autobús por cantar, las monedas de la Alhambra, cagarse en el Acuaola, el niño que no dormía si no le pegaban… nivel nulo de compresión lectora, no tanto absentismo como fracaso escolar). Niños muy cariñosos a los que debíamos cortar sus desbordamientos.
ü Metodología: grupos de niños y colonias durante veinticinco años. Pedagogía del juego y de la fiesta, de la enseñanza no reglada. El Junior nos resultó insuficiente por el concepto de niño militante…
ü Aunque nuestros niños también consiguieron cosas: entrevista con el Alcalde y el día de los columpio a veinte duros, colaborar en sacar dinero para subvencionar la colonias, pues las administraciones ayudaron muy poco y con unas condiciones a las que terminamos negándonos…

08.- El ballet (as. cultural) “Hermanos Andalucía”.
ü Actividad que se ha mantenido más de treinta años
ü Actuaciones sin ánimo de lucro, valor en sí mismo, crecimiento de la autoestima en nuestras cerca de trescientas actuaciones.
ü Autodidactica, sacar desde los adentros y desde la propia observación los movimientos y expresiones… Trabajo asambleario y de revisión (critico, felicito y propongo) de todo cuanto hacíamos.
ü Concientización a través del ballet argumental trascendiendo el individualismo/ narcisismo flamenco.
ü La colaboración de las madres costureras- acompañantes y de un equipo de electricistas y técnicos de sonido que aprendieron en la práctica.
ü Promoción de algunos pocos (orquesta, estudios, tablaos…)
ü El impacto de Emilia que nosotros vendimos como “mujer insumisa” contra viento y marea, con gran excito popular por otra parte, incluso en los actos de su beatificación.

09.- El ensayo de la Hermandad de la Alegría
ü Intento de hacer algo nuevo con la parroquia de la Paz: estatutos, estilo etc.
ü Lo mejor: los cinco fines. Todo lo hizo la gente, hasta los aspectos estéticos. La integración niños padres, la banda de música.
ü Nuestra ingenuidad: la tentación de asimilarse a Granada era tan fuerte que al final hubo que desistir, aunque un pequeño grupo se mantuvo fiel como equipo de vida, espiritualización y compromiso.

10.- Los gitanos como area trasversal en Z.N.
ü Sujetos de evangelización y no sólo de caridad era redignificarlos.
ü Valoración de una cultura, de una manera desenfocar la vida muy vitalista.
ü Compartir con ellos la estigmatización, el desprecio por ideas preconcebidas…
ü Buenos años a nivel nacional y declive al terminar pensando en la práctica que el gitano tiene un plus de especial, alejándonos por tanto del militante o activista cristiano, llegando incluso a no importar el gitano pobre (la mayoría) o a catalogar este como cosa de Servicios Sociales.
ü Lo mejor, sin lugar a dudas, una celebraciones eucarísticas llenas de fiesta, alegría, danza, poesía etc… larguísimas, pero que se nos hacían cortas.

11.- La Plataforma Ciudadana Zona Norte (PCZN) y Asociación Andaluza de Barrios Ignorados (AABI)
ü Verbalización de lo integral (holístico)
ü La sorpresa del 15 M. factor animador
ü La aportación de “Stop desahucios!
ü Los Parados y la escuela de adultos
ü La impotencia ante las Administraciones
ü La impotencia ante la no participación, salvo en caso muy puntuales y no de grandes masas (salvo al comienzo de la droga cuando la muerte nos cercaba y comenzamos a gritar “todos los lunes vamos a venir”.

III.- Aprendiendo de las dificultades
12.- Encajar las resistencias  (utilización de firma, sello, no integralidad.
13.- Grupos y ONGS demasiado encerrados en su trabajo con apenas deseos prácticos y eficientes de liberación integral...
14.- Nuestras propias limitaciones psicológicas, nuestra ignorancia y nuestra tozudez en algunas cuestiones.
15.- Pero sobre todo ampliar el concepto de “Evangelización” (Humanización) como una única acción que conlleva: inserción, acción humanitaria y social, lucha política, espiritualización…

IV. Espiritualidad en evolución
16.- A nuestra herencia, hay que añadir el encuentro con Lanza del Vasto en Diciembre de 1980, su obra y abrirnos a contacto con grupos Gandhianos y de no-violencia. Iniciamos entonces durante un tiempo una cosa muy parecida a los grupos de silencio, que sólo aguantó unos pocos meses.
17. Lanza, ya nos orientó hacia los E.E. ignacianos, pero nos lanzamos a ellos con gran entusiasmo con una Vasca rebelde y Adolfo Chercoles. Dar E.E. o seguir su metodología general con grupos nos hacia crecer en espiritualización. Hay mucho intuición y psicología de la más actual en la metodología de Ignacio cuyo lenguaje hay que traspasar.
18. La Fraternidad (nuestro grupo) que llamamos Tarsis y su espiritualidad de los gozos  también nos fortalecía.

19. La experiencia de las resistencias a lo que hoy se conoce como Foro de Davos, mis lecturas de Marcel Legaut, la relectura de mis años de Marruecos, el encuentro con las religiones orientales, el Reiki etc… y en la actualidad dando “Mi travesía” a grupos de gitanos y de Tarsis, me reconstruye y fortalece.
20. En mi además influyen Martinez Lozano, Fray Marcos…

V.- ¿Qué sacamos en claro de esta historia y que podemos compartir?

21.- Si miramos los resultados corremos el riesgo de desanimarnos porque nuestra mirada es muy corta. Así nos lo dice Ignacio, Lanza, Gandhi, los distintos Yogas etc…
22.- Más que una nueva Iglesia, distintos espacios comunitarios… Ciudadanos del mundo entero frente a todas las banderas, fronteras y religiones… Asumir ser mal visto por ello…
23.- En esta misma línea “Comensalidad” (simple hecho de comer, de hermanarnos con el alimento), más que liturgia eucarística sin reverso de desprecio por esta. En cualquier lugar y momento puede saltar la chispa, y la chispa no depende nosotros…
24. Evangelizar/Humanizar como “toma y daca”, “Hoy por ti mañana por mi” (gitanos), “una mano lava la otra y las dos lavan la cara”…El barrio nos reveló sin pretenderlo los barrios ignorados, las tentaciones de las ongs, la presencia machacona, aunque poco eficaz, de la Iglesia.
25.- Los Ignorados, el trabajo en integral, la crítica y llamada a la responsabilidad desde ahí...
Andalucía no será Andalucía sin deshacer los barrios ignorados.
Granada no será Granada sin la Zona Norte.
“Los constructores de la ciudad;
la ciudad de Dios, la ciudad del hombre,
habitan siempre en la periferia”.

 Proseguimos con una rica Puesta en común con más preguntas que respuestas, Pusimos sobre la mesa junto al pan y el vino nuestros compromisos como colectivo e individuales y nos fundimos en abrazos de Paz...Después vino la común unión de la comida compartida.
Hacia las cuatro de la tarde Carlos Moreno nos puso al día de los Proyectos de cooperación con los que CCP-Granada colabora en Togo (Africa) y Bolivia. 
Esteban Velazquez también nos informó sobre la casa de espiritualidad Persona y Justicia.
Y por último los bollos con chocolate como pistoletazo de salida para reunir financiación para los proyectos. 
Un gran día lleno de acción de gracias, compromisos y experienciascompartidas.  

PRÓXIMAS ACTIVIDADES, ACUDE Y DIFUNDE: